Seguidores

30 de septiembre de 2012

ESTRO




Allí, donde se desnudan las musas,
y el agua y la noche agitan los vientos,
busco los pesares
nacidos de mi pecho,
y ese resquicio de vesania,
atrapada entre mis sueños.

Neblina que creces desgarrada,
que conviertes el sentir en páramo desierto,
que enmudeces mi palabra,
y no dejas desahogar el miedo.
Esperé descalza a la medianoche,
como dulce algodón de anhelos,
creyendo que tú transformarías,
mis pensamientos en versos.

Pero veo que otras aguas me cubren;
y son las del desaliento,
que me dicen vehementes:
Eres, poeta muerto”

27 de septiembre de 2012

UN DIÁLOGO CUALQUIERA



¡Qué hay vecino! ¿¡También a tirar la basura!?
¡Hola Juan! Solo unos pocos recuerdos.
¡Vaya! Vosotros los poetas tenéis una manera muy fina de decirlo.
Es ropa, y algunos objetos ya rotos y viejos. Un día fueron aroma de luna, velos enamorados, manos de blancura, esperanza generosa y mucha nostalgia bajo luz quemada.
Perdona tío, que no entienda nada.
No perdóname tú... es que a veces no lo puedo evitar.
¿Y porqué los tiras, si tanto significan?
Porque a veces hay que olvidarse un poco del pasado e intentar que nos cubra el optimismo y creer que el futuro también nos dará satisfacciones... ¿Sabes qué es lo más importante de este sobrante?... los sentimientos que quedaron dentro.
Creo que ya te he entendido. Yo he dejado muchos momentos llenos de felicidad, en los que creía estar en la gloria. Momentos de dicha plena, de sabores salados y bastantes más dulces, aunque también los hubo amargos, incluso algunos de dolor y pesadez. Pero ¡qué leches!, tienes toda la razón. No pensaré más en las sardinas que me acabo de comer y soñaré con la lasaña de esta noche.

23 de septiembre de 2012

NOCTURNO




Te amo en el silencio de las palabras,
y en el aliento osado
que exhalas al compás de tu boca.
Te amo en el horizonte azul
que miran tus ojos,
y en el sinuoso mapa de esa piel
que hice mía...
sorbo a sorbo, suspiro a suspiro.

Miro tu cuerpo varado
en el paraíso aristado de las sábanas,
descansando cual augusto rey.

Eres mío, te digo,
mientras llueven mis besos
de caoba y miel.

Como nube sedienta
vuelvo a la humedad de tu boca,
y me nutro del lago donde crece el deseo.
Quiero llenarme de ti,
te susurro descendiendo
hacia el aire de tus piernas;
que ignorante acaricia,
sin saber que pronto será vendaval.

Te amo en el latido intenso
de las mareas que nos arrastran,
y en la cúspide del tiempo que jadea.
Te amo con la locura de los amantes
que nunca se rozaron.

La noche camina
en su último intento de adormecernos;
pero fracasa de nuevo.



19 de septiembre de 2012

EN UN SEGUNDO



Se jugaba al azar el destino de sus posibles víctimas. Llevaba cinco años con este modus operandi. Si la solitaria mujer le miraba directamente a los ojos, ganaba él; si por el contrario no se cruzaban las miradas, ella seguiría con vida.

Marta caminaba por las calles aledañas a su casa. Las altas temperaturas hacían que los perros y sus dueños paseasen de noche. Hoy era especialmente tarde, y en todo el trayecto apenas se tropezó con un par de personas.

El asesino era tramposo en su propio juego. Contaba con varios ases en la manga. Conducía un flamante ferrari rojo, la música ligeramente elevada, y un atractivo rostro que no dejaba indiferente. Vio cómo al final del bulevar, una joven mujer cruzaba con su perro. Si seguía su suerte, apenas habría una distancia de tres metros entre sus miradas.

Por el contrario Marta aceleró un poco el paso. Estaba cansada y deseosa de acostarse. Atravesó el paso de peatones y continuó por la acera dejando a su izquierda el pequeño parque que frecuentaba de día. Una alegre música empezó a inundar sus oídos.

Aminoró la marcha del impresionante deportivo, intentando llamar más la atención. Se extrañó que la mujer no hiciera ningún gesto que delatase una pizca de asombro o admiración. Tenía que hacer algo. No podía dejarla escapar. Bajó el volumen de la radio, y dejando el coche en punto muerto, elevó el tono de su voz.

–Perdone, me he extraviado. ¿Podría ayudarme?
–Por supuesto –contestó ella desde la acera ¿Qué calle busca?

No podía creer, que no se dignase ni a echarle un ligero vistazo. ¿Acaso conocía su juego? Nunca se había saltado las reglas, tal vez porque nunca lo necesitó. Bajo del vehículo dispuesto a forzar ese cruce de miradas. Mientras salvaba los últimos metros que le llevarían hasta su presa; ella, ignorante, repitió de nuevo la pregunta.

Marta se sobresaltó cuando un hálito con olor a menta, inundó de repente su cara. Sus ojos sin luz pestañearon dos veces, y su mano sujetó con fuerza la correa del perro.

–Lo siento, me he equivocado –dijo la torpe voz del asesino mientras retrocedía desconcertado.

Ella siguió su camino; ignorando que esa noche, el azar había estado de su parte.

18 de septiembre de 2012

PREMIO Y POEMA DE LAPISLÁZULI




He tenido el placer de recibir este premio de mi querida Lapislázuli. Ya sabéis que muchos de estos galardones llevan asociados unas normas que yo por falta de tiempo, como muchos de vosotros, a veces es imposible cumplir. Así que desde aquí pido perdón y en agradecimiento a este bonito detalle, os dejo su último gran poema.

Tiempos, un tiempo

Un tiempo de colores, aromas,
sonidos, sabores.
Para reconocer obstáculos

Un tiempo de risas, llantos
de verdades, mentiras.
Para aprender a vivir

Un tiempo de tempestades y calmas,
tiernos sueños, dulces realidades
Para entenderte, amarte, extrañarte

Un tiempo de alegrías sin pena,
de verdades, sin mentiras,
Para compartir.

Un tiempo de caminos sin atajos,
de luz sin oscuridad
Para partir, regresar

Un tiempo de silencio,
donde curar viejas heridas,
Para oir el llanto de un niño

Un tiempo de recuerdos
Para poder olvidar

Lapislazuli


17 de septiembre de 2012

Breve nota

Me he quedado sin adaptador de corriente. El cable se ha desnudado :) y con sus hilillos al aire no hay manera de cargar la batería. Lo siento de verás, porque ahora las visitas a vuestros blog serán más lentas desde el iPad. Haré lo que pueda para conseguir uno de segunda mano, porque los nuevos tienen un precio prohibitivo.

Gracias por la paciencia. Un beso.

13 de septiembre de 2012

TRISTEZA


A ti, centinela de espigas,
que medras entre sus tallos.
Rojo oleaje de las horas secas.
Débil cáliz sin aroma,
de hirientes alas de sangre.
Con lenta paciencia te late la vida,
con cálido soplo te ama la muerte.


(El día que yo falte, no pongas rosas en mi tumba... solo siémbrala de amapolas; que nada dicen; y así, en silencio, llorarán cada primavera nuestra separación)


9 de septiembre de 2012

TRAMPA DE SEDA



Fui aquella que tejió soledades
en las redes del tiempo;
la que desesperó,
esperando por un sorbo de vida;
la que un día se deleitó
viendo tu carne mecerse
en el sumidero de mi codicia.

Fui aquella que aprisionó con la mirada
el vórtice de tus pasiones;
que retuvo entre seda gris, 
tu trémula desnudez;
la que hambrienta devoró
el cerco escarpado de tu égida.

Fui... lo que nunca quise ser;
y hoy, precisamente hoy...
soy mosca fenecida,
que prisionera espera a la araña que la trenzó.

3 de septiembre de 2012

MICRORRELATOS


El maullido del gato lo distrajo de su pensamiento. Apareció sigiloso en escena. Era de negro pelaje, mugriento y marginado. Se restregó mimoso sobre su raído pantalón. Era imposible definir a qué olía. No le importó. Con él en brazos abandonó el alféizar de la ventana.

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/08/19/actualidad/1345402841_360915.html
=========

Para él era triste saber que donde hubo flores, hoy había asfalto. Residencia de mayores, llamaban a su cárcel. Antes o después tendrían que acostarse los celadores. Ya con las luces apagadas sacó del bolsillo su flor de papel, esperando que un rayo de luna hiciera el milagro.

=========

La brisa acarició la silueta equina. Su porte esculpido de belleza griega, esperaba con ansia la llegada de la noche. Sus enemigos, antes o después tendrían que acostarse. El cielo por fin se oscureció, y el caballo de Troya vomitó la victoria.



Páginas vistas en total