Seguidores

20 de febrero de 2013

Y SONÓ EL ADIÓS (FINALISTA DEL I PREMIO DE POESÍA LA PEREZA)

(Óleo de Carolina Torres)


Y otra tarde más las agujas avanzan lentamente
apuntando al frío metal que las acorrala,
y a lo lejos las frágiles sombras
de apariencia desconcertada se esconden
con premura de la sorda inclemencia,
y mis ojos –que aprendieron de los tuyos–
se han cegado tras el cristal.

Y empieza a llover, cuando mi memoria
cuenta los lunares de tu espalda,
y mi dedo, evocador los dibuja
en el húmedo empañado.
Y le pregunto a la lluvia
que es docta en conducta humana–,
¿acaso una lágrima no lastima más que un puñal?
Y ella detiene un segundo su golpear
para acto seguido desplomarse herida hacia el hueco
de unas calles sucias y casi desiertas.
Todo es espejo oscuro, ausencias que persisten,
y caminos que ya no importan.

Y sigue lloviendo por ambos lados de la ventana.

Páginas vistas en total