Seguidores

22 de junio de 2012

ILUSIÓN DESTROZADA



Un año separada y la amargura era su compañera. Con sus recién cumplidos cuarenta y dos años, Elena intentaba seguir adelante cada día, no solo por ella; sino por sus dos hijas, que eran su auténtico apoyo.

El divorcio fue la meta de un camino lleno de engaños y mentiras. Conoció a su marido con apenas veinte años, y tras dos de noviazgo, la relación culminó en casamiento. Como en un cuento de hadas, vivió cada instante de amor, de amistad y de lealtad; hasta que la realidad la despertó de su quimera, mirando cara a cara, el desamor, la hostilidad y la traición.

El despertar fue cruel, pues su ingenua ilusión la había convertido en adicta de esos besos y abrazos que él prodigaba, manipulaba y compartía desde el primer día con otras mujeres. Quizá ella le hubiera perdonado una infidelidad, pero cuando descubrió, y él le confirmó, tantas y tantas consumidas en su deambular promiscuo, el perdón huyó de su corazón dejando hueco al odio y al rencor.

Cuando le presentaron a Roberto, notó que algo se encendía en su interior. Su sonrisa entrañable y esos ojos negros, profundos, clavados en los suyos hicieron que se sintiera ruborizada. Tenía veintidós años y bien podía ser hermano de su hija Laura, por eso no quería dar esperanzas a esa pequeña llama apenas incipiente y expectante.

Se levantaba todos los días con un estímulo que hacía mucho tiempo tenía olvidado. En el grupo de desayuno ya no eran dos, sino tres. Roberto se había incorporado desde que un día se lo propusiera Ana, pues por su culpa se le había pasado el tiempo de descanso. No faltaban las confidencias, ni los cotilleos, ni las risas.

–¡Hola! –dijo Roberto, sentándose en una banqueta de la barra–. ¿Y Ana?
–No ha venido. Este fin de semana le toca visita y se ha cogido el día.
–¡Vaya faena tener a la madre tan lejos! –añadió un poco mustio.
–¿Qué te pasa?... No te veo hoy muy animado.
–... Es que ayer discutí con mi tío y le dije que me iba de casa.

Roberto se había quedado huérfano hacía diez años y el hermano mayor de su padre, que no tenía hijos, se hizo cargo de él.

–¿Y qué vas a hacer? –preguntó Elena inquieta.
–No sé... mi tía siempre media por mí, pero ya estoy harto. No tengo independencia, siempre machacando... pensé que al trabajar cambiaría, pues ya no estaría comiéndome “la sopa boba”, como no hacía más que repetir; pero ahora ha cogido otro soniquete, “todo el día de cachondeo”. Pero, ¿qué más quiere?... Apenas nos vemos, y si cruzamos dos palabras, es para discutir. Lo malo, es que no gano lo suficiente como para alquilar un piso.

A Elena se le encogió el alma viéndole tan triste, y sin sospechar las consecuencias que ocasionaría su frase y la desdicha que marcaría su vida, soltó de improviso:

–¿Por qué no vienes a vivir con mis hijas y conmigo?
–¡Qué dices! No puedo.
–Que sí, de verdad. Mira... para que no te sientas mal, si quieres puedes pagarme una especie de “alquiler”. Nada, una tontería, lo que a ti te venga bien.

Roberto aceptó, y ese fin de semana trasladó sus pertenencias, haciendo que Elena disfrutara como una colegiala corriendo y disponiendo todo.

Llevaban conviviendo cinco meses y todo era perfecto. No entendía como podía haber alguien que discrepase de él. Era amable, educado, ameno, conciliador en las disputas de las niñas, solícito y trabajador. Estas cualidades solo podían corresponder al hombre de sus sueños. Se había enamorado desde el primer día, pero ella, no podía, ni debía demostrar ese sentimiento, pues corría el riesgo de estropear la única relación que tenían. Sin embargo todos los días soñaba con sobrepasar ese límite.

Cada noche, en la intimidad de su dormitorio dejaba volar su imaginación, y recreaba paso a paso la posible escena de seducción. Unas veces ocurría sentados en el sofá del salón, al final de una película romántica; otras en la cocina, besándola con lujuria mientras interrumpía el lavado de ese vaso humedecido por sus labios; y la que más, en la oscuridad de su habitación, entrando a hurtadillas y deslizándose junto a ella en la cama. No importaba con qué situación fantasease; en todas terminaban manifestando su pasión encadenada durante tanto tiempo.

Acababa de dejar a Emma en clase de ballet, y aunque cansada, se pasó por el “super” para comprar un poco de cena. Llegó a casa y dejó las bolsas en la cocina. Se fue derecha al salón a descansar cinco minutos. Apenas unos segundos después, escuchó un ruido que provenía del pasillo. “¿Qué raro? –pensó–. Si Sonia está en la academia y Roberto dijo que había quedado con su tía”. Permaneció expectante... y volvió a ocurrir. Era como un gemido ahogado. En silencio se dirigió hacia el origen del sonido.

Dolor, rabia, rencor y odio, sentimientos casi olvidados, afloraron nuevamente desde su interior al ver a su hija y a su amado, desnudos y exhaustos sobre el lecho. Se sintió desolada, traicionada y manipulada; le había dado su amistad, su atención, su admiración, y él respondía quebrantando su confianza. No pudo expresar con palabras todos los sentimientos que emergieron desde sus entrañas. Se quedó parada, muda e incrédula. Él tampoco dijo nada. Desapareció de su casa, del trabajo y de su vida.

El destino nunca jugó limpio con ella. Desde entonces, el tiempo correría más lento y pesaroso. Nunca pudo olvidarle; no solo por el daño que le había hecho, sino porque siempre vería esos ojos negros, cada vez que mirase a ese niño, fruto de una unión simplemente sexual.

60 comentarios:

  1. a cuantas no nos ha pasado esta historia
    así es la vida, a veces nos reímos con ella y en otras es ella la que se ríe de nosotros

    besos Teresa yfelicitaciones
    tus trabajos son muy buenos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tristemente así es Elisa, de hecho algunos retazos son reales.

      Gracias y un beso grande.

      Eliminar
  2. Bonito relato familiar que al final queda roto por esa escena y desenlace quizás previsible.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Rafael, previsible como bien dices, menos para quien debió sospechar las consecuencias; pero es que normalmente el amor no ve mucho más allá de una caricia soñada.

      Besos y buena noche.

      Eliminar
  3. Dicen que la necesidad tiene cara de hereje, enamorarse en silencio es duro y no correspondido, más aún si existe una diferencia tan grande. Es el destino de cada uno.
    Muy bonito relato Teresa, (como siempre)
    Te dejo un fuerte abrazo y felicitaciones por el puntaje que está obteniendo "El fan"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el corazón está enamorado, la razón toma vacaciones.

      Gracias Luis por tu sentir y por tus votos, aunque me basta con saber de tu apoyo. Me gusto "reencuentro".

      Recibe un beso y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Que duro.
    Ya he leído que hay partes de verdad en este relato, y es que esta historia es, desgraciadamente, cotidiana.
    Menudo palo...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy duro para quien vive una doble experiencia de engaños y mentiras. Tristemente común.

    Besos y buena noche Verónica.

    ResponderEliminar
  6. Doble traición, a su confianza y a sus sueños
    Estupendo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir dos veces el mismo drama es muy duro.

      Gracias amiga.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Teresa, te haces leer con gusto y sabor.
    Sí es duro tu relato, pero muy real, de una manera u otra, nuestros sentimientos son traicionados y tampoco muchas veces no sabemos poner límites a nuestras fantasías amorosas y ocurre lo inevitable.
    Con ternura te dejo un gran beso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y comentar sor Cecilia, y más sabiendo lo liada que está.

      Un beso.

      Eliminar
  8. Hola Teresa!!
    Qué bien describes la situación,que pena me da Elena,con sus engaños amorosos,si es que lo peor que pudo hacer fue meter otro hombre en su casa.
    El final,muy bueno,cierras perfectamente con esos ojos negros de niño.

    Decirte que tu poema y relato en el reto de Mos,me encantaron de verdad,son tan buenos...que me supo mal no darte los puntos,no me gusta votar pues siempre dejas fuera historias realmente buenas por otras igualmente buenas,la elección es sumamente difícil.
    Admiro tu forma de escribir.
    Un fuerte abrazo cariño y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no debería haberlo recogido en su casa, pero el amor a veces es mal consejero.

      Gracias Estrella. La verdad es que los tuyos son también estupendos, pero aunque nos fastidien las normas, ahí están y hay que cumplirlas.
      Eres genial amiga.
      Un besote y gracias de nuevo.

      Eliminar
  9. ¡Qué fuerte!

    Está visto que hay piedras que no pueden evitarse y se repiten y repiten en el camino. Hay gente que nace para engañar y gente que lo hace para ser engañada, como Elena, como tal vez su hija...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho Trini, la pobre Elena nació marcada por la desdicha.

      Un beso grande y buena noche.

      Eliminar
  10. Pobre mujer, cuanto sufrimiento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hija sí. Una desgracia dar con dos hombres traicioneros.

      Besitos.

      Eliminar
  11. Que fuerte¡¡¡¡
    Y que real¡¡¡¡
    por desgracia...
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuántas realidades como esta ficción habrá por el mundo!

      Besitos y feliz domingo.

      Eliminar
  12. Historia cotidiana, real, triste pero previsible, (aunque suene un tanto cruel decirlo), muy bien contada por tu arte literario.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy previsible, pero cuando el amor nos tapa los ojos, la razón se vuelve ciega.

      Muchas gracias por pasar Mos y por tu voto a mi relato. Me alegra un montón que te haya gustado.

      Besos y feliz noche.
      (Que el trabajo del recuento te sea liviano)

      Eliminar
  13. Una tragedia muy común que destroza la confianza en la raza humana y principalmente en los hombres.
    Muy bien planteado con imágenes nítidas y precisas que hacen que el lector sufra con la protagonista.
    Un abrazo desde una Copenhague sufriendo la infidelidad de su príncipe,

    Ian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La traición no entiende de sexos. Aquí fueron hombres, pero en otras historias quizá sean mujeres.

      Gracias por tus palabras Ian.
      Recibe beso y un abrazo.

      Eliminar
  14. Una historia emocionante. Como tantas de ellas destinadas al fracaso, pero eso lo vemos al final.
    Besitos, feliz verbena de San juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica por leer y dejar tu huella.

      Un beso y que lo pases bien.

      Eliminar
  15. Hola, feliz fin de semana, felicitaciones, tienes un gran blog, es genial dejar mi huella en un blog bueno como el tuyo. Te invito cordialmente a que entres a mi blog, y leas un poema mio titulado “Muy tarde como para tomar acción”, muchas gracias, es un poema sobre un amor que no pudo ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar Boris, en un ratito voy hacia el tuyo.

      Un beso.

      Eliminar
  16. Teresa:
    Sobre la verosimilitud del cuento no hay dudas. Conozco un caso donde la pareja de la mujer y padre de una niña, se fue con su hijastra adolescente, con quien tuvo algún bebé propio y otros de paternidad no tan segura...
    Más allá de eso, la manera en que llevas el relato es excelente, transmites con claridad el sentir de la pobre Elena.
    La necesidad de revancha hizo que tomara riesgos altos e innecesarios.
    Besos y disfruta del verano nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como hemos comentado debe ser muy frecuente y real este tipo de historias, y es raro que no conozcamos alguna directa o indirectamente.

      Gracias por tus palabras y tu parecer.

      Un besito Arturo.

      Eliminar
  17. El precio de soñar es, en muchas, -demasiadas ocasiones- un coste, un golpe, demasiado alto y duro del que no siempre nos recuperamos. Enhorabuena por tu relato... Su agilidad y crudeza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es así, pero qué sería la vida sin los sueños.

      Gracias tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. feliz inicio de semana Teresa!!!
    abrazo grande y buenas energías

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Elisa!

      Yo también te deseo feliz tarde de domingo y una buena semana. Yo me temo que la voy a tener un poco agitadita porque tengo un familiar ingresado.

      Otro besote y abrazos para ti.

      Eliminar
  19. como no dispongo de tu correo, teresa. te comento para decirte que, si esta noche visitas mi blog, te llevarás una gran sorpresa.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mos! Siempre estoy encantada de visitarte. Te todos modos te mando un correo para que tengas el mío por si necesitas algo.

      Un besito.

      Eliminar
  20. Relato como la vida misma y con el mismo trato magistral de tus letras.
    Un abrazo, Teresa.

    ResponderEliminar
  21. Gracias Pedro por dedicarme un momento.

    Recibe un gran beso y un abrazo. Siempre ánimo.

    ResponderEliminar
  22. La historia es dura, como la vida misma, y contado como tú sabes, que es mucho.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es dura porque el drama habita en cada esquina.

      Gracias por tu parecer.
      Un beso.

      Eliminar
  23. Qué historia fuerte como la de tantos, existe la traición y es algo que no se olvida.
    Excelente texto como siempre querida amiga, una maestra.
    Besos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una triste y dolorosa historia.

      Sobra lo de maestra, aunque ya sé que es una manera de decir que te ha gustado.
      Gracias por ello querida Luján.

      Otro besote para ti.

      Eliminar
  24. Una historia directa, dura por su franqueza.
    Me ha gustado mucho la composición, tiene muchísima fuerza.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras, y más sabiendo que vienen de una persona que "devora" tantos libros.

      Besos.

      Eliminar
  25. Enhorabuena Teresa, por tu segundo puesto en el concurso de relatos.
    Felicidades y un abrazo mas especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Niebla. Te vuelvo a felicitar desde aquí por esa buena puntuación a tus dos magníficos textos.

      Un besote amiga, y gracias de nuevo por tu apoyo incondicional.

      Eliminar
  26. Hola, Teresa, quiero darte la enhorabuena por haber sido una de las ganadoras en el concurso de relatos de MOS, me ha encantado el que has escrito.

    Felicitaciones.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María. Desde aquí reitero mi felicitación hacia tu poema. Es muy bueno.

      Besos y feliz noche.

      Eliminar
  27. suele pasar, amores cruzados siempre traen desencanto..
    me encanto el escrito, muy de nuestro tiempo, saludos querida amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar abuela. Un placer tenerte por aquí.

      Recibe un beso, y pasa una feliz tarde.

      Eliminar
  28. Felicidades a ti también, Teresa. Tu relato me parece magnifico y también merece el primer premio.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trini por tu amabilidad. La verdad que hemos vivido una grata experiencia.

      Besitos.

      Eliminar
  29. La ficción de este relato se parece demasiado a la realidad, como siempre de la mano del egoismo humano y de la ingenuidad de ciertas personas destinadas a tropezar una y otra vez en el mismo error. Como siempre me encanta tu relato.
    ¡¡¡¡Felicidades por ese segundo premio!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas escenas y unos sentimientos muy dolorosos nos deja siempre la traición.

      Gracias por todo José Manuel. Tu poema era muy bueno.

      Recibe un beso y un abrazo.

      Eliminar
  30. Bueno, la vida está llena de amores no correspondidos, ya lo sabemos.
    Felicidades por ese merecido premio ¡mil achuchones cariñosos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LLena, que incluso rebosa, y mi historia es una de ellas.

      Gracias Ángela por la felicitación.
      Besitos y besotes.

      Eliminar
  31. Muy buen relato.
    Hay decisiones temerarias que pueden pasar facturas muy altas. Cuando el corazón anda en medio, la razón no muestra mucha clarividencia.
    Casos así o similares hay en cada esquina.
    Me gustan tus letras.
    Un abrazo, Teresa.

    ResponderEliminar
  32. Gracias Juglar.

    Cuando el corazón se vuelve loco, nadie se atreve a rechistarle :)

    Recibe un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Hola de nuevo Teresa, nuevamente nos topamos con nuestra asignatura pendiente, el amor, en la mayoria de ellas hay que pagar un precio demasiado alto, aunque es nuestro corazón el que decide si lo paga o no, aunque para ello tenga que empeñar nuestra propia alma.......
    Todo vale la pena si te enamoras hasta las trancas hasta tal punto de creer que estas soñando.

    Un abrazo enorme, Amparo
    http://eltinterodeunaescritoraamparodonaire.blogspot.com.es/2012/06/acordes-tu-lado-capitulo-ii.html

    ResponderEliminar
  34. Teresa,tu relato lo has llevado con naturalidad y maestría...Realmente cuando alguien necesita amor se agarra a un clavo ardiendo y luego sufre las consecuencias...
    Mi felicitación por tus letras,que siempre nos calan hondo y nos emocionan.Esos finales son fantásticos,amiga.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total