Seguidores

23 de abril de 2012

OLOR A NIÑEZ




Esta tarde, he vuelto a la niñez. El olor a pintura que desprendía una vieja reja, me ha trasladado a la terraza de mi infancia. Cada dos años, mi padre coloreaba de negro los barrotes del gran balcón. Mi hermana y yo, le ayudábamos a colocar el impoluto papel de periódico, cuyo cometido era recibir las gotas juguetonas que saltaban de la brocha, al compás ascendente y descendente que marcaba el alegre pintor. Luego nos peleábamos por remover la pintura con un palito de madera, que “por pitos o por flautas” siempre acababa manchando el suelo. Mi padre sonreía intentando poner paz. Antes de cerrar el envase, con un pequeño apretón de su talón sobre la tapa, permitía que diéramos un par de brochazos. Mientras una se deleitaba intentando retrasar el momento del relevo; la otra estiraba la mano, solícita, expectante y ansiosa, a la vez que controlaba el tiempo como si de un cronómetro se tratase.

Un año excepcional en el que pudimos despacharnos a gusto en el arte de “colorear”, fue aquel en el cual mis progenitores decidieron pintar ¡el ladrillo de la pared! La sólida arcilla recibió una brillante capa de barniz, y el laberinto de cemento gris fue atacado por un “blanco nuclear”. Lo reconozco, disfruté mucho al principio; pero después de unos cuantos rectángulos, el brazo me dolía tanto, que juré no volver a pelearme por coger una brocha.

Muchas veces me pregunté, si a mi padre le hubiera gustado tener un hijo varón. La respuesta no la supe jamás, ya que nunca me atreví a esclarecer mi duda; quizá por temor a una respuesta positiva.

Por la noche, y a pesar del olor, no podían faltar los relatos y sus sonrisas cómplices de la imaginación. Los narraba echado en su hamaca de madera clara, vestida con una descolorida loneta de rayas rojas que lucía los hábiles zurcidos de mi madre. Cada año la tela se iba desgastando un poquito más... como él, pero nosotras no nos dábamos cuenta.

Mi madre se situaba en una silla frente a él. Mi hermana y yo, sentadas en el suelo, le escoltábamos apoyando nuestras barbillas sobre los brazos de madera. Él colocaba las manos tras las nuca, y empezaba la sesión. Escuchábamos fascinadas. Todavía resuena en mi mente la suave voz con la que refería sus historias sobre las estrellas, y sobre su niñez durante la guerra civil; sin olvidar el misterio que introducía al inventar esos cuentos, que rápidamente me transportaban al mundo de fantasía en el que crecemos los niños.

Con el tiempo, los acontecimientos relatados se repetían tan a menudo, que bien podrían estar gastados como su silla-tumbona; si no fuera porque nuestro interés los hacía nuevos cada anochecer.

A las once hacíamos un alto en el camino. Mientras mi madre iba a la cocina a preparar dos vasos de leche fría, mi padre regaba los tiestos que decoraban la terraza en forma de L. De vez en cuando se “escapaba” algún que otro hermoso chorro de agua hacia las rojizas baldosas de la terraza. Nos guiñaba un ojo, y nosotras pisoteábamos descalzas sobre el escurridizo y huidizo charco, pero al momento llegaba mi madre con la fregona y lo hacía desaparecer velozmente.

Nos encantaba sentarnos en la rayada hamaca. Así que en los dos escasos minutos que quedaba vacía, nos lanzábamos como locas sobre ella. Apenas cabían nuestros esmirriados traseros; sin embargo, permanecíamos “pegaditas” con nuestros “bigotillos” blancos, esperando el reinicio de las aventuras narradas por nuestro héroe.

¡Papá, cuéntanos otro!”, repetíamos casi al unísono nada más acabar cada relato. ¡Paciencia!, le sobraba a mi padre incluso al acabar el día. Y así tranquilamente volvía a sonreír, y a empezar de nuevo.








41 comentarios:

  1. Conmovedor y fascinante, estoy segura que ÉL, no echó en falta para nada un varón.
    Besitos, muy buena noche

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso recuerdo, de alguna manera revivi algunos mios
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mi niñez fue bonita y guardo también muy bonitos recuerdos de ella. Gracias por evocarla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Bellas memorias.

    Endulzan el presente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. entrañable relato Teresa
    FELICITACIONES

    recuerdos dulces y anidados se conservan en un lugar muy especial de nuestro corazón

    abrazo grande y FELIZ DIA DEL LIBRO

    ResponderEliminar
  6. Es una suerte tener unos recuerdos asi. No recuerdo nunca a mi padre contandome un cuento, cosa que si ha hecho con los nietos.
    Hay sensaciones, olores, sonidos oc ualuiqer detalle en la vida que nos transportan a esos momentos de nuestro pasado haciendonos vivir gratamente o con dolor cosas que ya pasaron.
    Un tierno relato. Un bessito

    ResponderEliminar
  7. Teresa, me hiciste acordar de mi niñez.
    Ni te imaginas lo que disfrutaba si me dejaban pintar un poco algún radiador.
    Mi hermano y yo pisábamos también descalzos algún breve charco antes de que mi madre viniera y lo hiciera desaparecer, tal cual.

    Entrañable relato que me ha dejado una sonrisa pintada en la cara.

    Besos Teresa, feliz noche del libro y del derecho de autor

    ResponderEliminar
  8. Preciosos los recuerdos de la niñez, siempre permanecerán en nosotros…


    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  9. Recuerdos de la Infancia que siempre estarán con nosotros como parte fundamental de nuestra integridad e identidad.
    Nuestros Padres...Esas Personas Maravillosas e Increibles que siempre estarán con nosotros mientras vivamos y más allá.
    Un abrazo, Teresa. Es una entrada entrañable y llena de cariño.
    Un abrazo, mi gran amiga.

    ResponderEliminar
  10. Teresa:
    Muy bonita historia de tu niñez. Marca los perdurables recuerdos que deja un padre en su hija.
    Ojalá mi Melisa pueda recordarme algún día como tú lo has hecho aquí con tu padre.
    Has acariciado los corazones.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  11. Existen recuerdos que siempre nos acompañarán por el resto de nuestros días, de alguna forma nos ayudan a soportar el presente. La niñez es una etapa tan importante, tan rica en creatividad, en aprendizaje, que nuestra formación indiscutiblemente tiene su médula en nuestra infancia...No recuerdo a mi padre leyendo cuentos; pero si tengo en mi retina cuando me regaló Robinson Crusoe, eligió la edición más colorida, el empaste más bello, y me lo entregó con tanta solemnidad, que entendí que un libro era un ser mágico, y que para leerlo había que tener sensibilidad, respeto y emoción.
    Un beso Teresa.

    ResponderEliminar
  12. Mi admirada Teresa: Qué regalo tan entrañable en el día del libro. Gracias. Ya sé algo más de tí, que has tenido una infancia muy feliz... Eso también tendrá que ver en haber construido un interior tan bien amueblado como el tuyo. Besos alados. Un placer.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Zuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuups!!
    Tan tierno como un gran bizcocho relleno de chocolate¡¡ummmmmmmmmmmmmmmm!!, precioso amiga Teresa. Mi infancia también fue parecida, mi padre pintaba y yo enredaba con el pincel manchando todo.
    Un beso de bruja muy grande MORIMÓ.

    ResponderEliminar
  14. Tenemos grabados en la memoria olores, me ocurre también. Me sorprende como un olor te puede traer a la memoria recuerdos que parecían olvidados.
    Bonito relato.
    :)

    ResponderEliminar
  15. hermoso recuerdo de un hogar feliz, una infancia cuidada y alimentada por el amor de esos padres, que afortunada persona eres querida amiga, te abrazo

    ResponderEliminar
  16. Unas muy hermosas reminiscencias de recuerdos felices. Es curioso como algo tan simple como un cierto olor puede desatar un torrente de recuerdos que nos sacude el alma. Pero este tipo de recuerdos siempre bienvenidos serán, una infancia muy afortunada sin duda, alimentada con amor e ilusión.

    Desde aquí vuelvo a agradecerte tu voto en mi relato "La foto", celebro que te gustara. Un beso,

    ResponderEliminar
  17. Bueno es muy bonito recordar la niñez, pero a la vez también puedes sentir nostalgia, porque sabes que esos momentos no se volverán a repetir. Se puede tener recuerdos muy bonitos de la vida, pero yo creo que los que más marcan son los de la infancia.

    Besos Teresa.

    ResponderEliminar
  18. Una evocación nostálgica que hace que no pueda evitar emocionarme con los recuerdos de la niñez. Gracias por traernos ese pedacito cargado de sencillez, hasta este mundo tan complicado que vivimos hoy.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Querida amiga: Como tengo dificultades para que se queden mis comentarios, por eso acabo de hacer esta prueba.
    Acabo de leer tu relato y has logrado trasladarme a mi niñez. Estoy visualizando la figura de mi padre enseñándome a escribir, contándome aventuras de su niñez, su afición por la caza, en fin, cantidad de cosas que emocionan al recordarlas.
    Un bello cuadro, de una familia feliz, nos has transmitido, te felicito por haberlo vivido.
    Abrazos y cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  20. Cuando puedas, pásate por mi blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Teresa,un entrañable y mágico relato,que nos renueva y nos dá alas a todos.También mi padre nos contó cuentos muchos años a mis hermanos y a mi...Tenemos tantas cosas de nuestros padres,que siguen viviendo en nosotros,nunca morirán,son eternos,amiga.
    Mi felicitación por tu bello post en este día del libro.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre,amiga.
    Gracias por tu cercanía y feliz semana,Teresa.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  22. Precioso relato que trae tantas reminicencias de la niñez.
    Mi madre,, Lina, me leía cuentos o los inventaba a mi hora de dormir y mi pare Oliver traía libros desde muchos países y aún recuedo ese maravilloso perfume a tinta de imprenta y papel vírgen.
    Un abrazo, Teresa y gracias por tu maravilloso post,

    Ian.

    ResponderEliminar
  23. Precioso poema con sabor de un ayer que hemos vivido con demasiadas cosas en común
    ¡Que tiempos aquellos de la infancia!.
    Yo recuerdo los cuentos inventados a la luz de una hoguera, en la cocina de la abuela María. ¿Quién contaba los cuentos?. Siempre era un adulto: papá, el abuelo, o algún tio, y nosotros pequeños, ingenuos e impacientes disfrutábamos tanto las palabras.
    Palabras que nunca fueron ciertas o tal vez sólo eran en su mitad verdades hasta que nos marchamos de su lado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Gracias amigos por leer y compartir esos entrañable recuerdos, y aunque nunca se vuelvan a repetir como dice Rafa, sí los vivimos nuevamente cuando afloran a nuestra mente.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Bendita niñez. bendita edad de la inocencia donde todo se veía de otro modo, donde éramos felices sencillamente por eso, por tener toda la vida por delante y preocuparse de muy pocas cosas.
    Mucha ternura has dejado aquí, Teresa.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  26. Te felicito por este emotivo relato que presiento dedicado más a tu padre que a tu niñez:)

    Mi padre tiene tres hijas y siempre ha dicho que nos prefería ante cualquier hipotético hijo varón. Sé que lo dice de verdad y, también, para enrabiar a mi madre que siempre quiso varones:):)

    Besos y recuerdos

    ResponderEliminar
  27. El amor a los hijos no entiende de sexos y tú y tu hermana le habrán dado todo lo que un varón no hubiera podido.
    Hermoso como siempre Teresa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Hola querida Teresa
    Precioso relato, muy emotivo.
    Me recuerda a mi infancia, mi padre sí siempre quiso un hijo varón... por eso tuvo y tiene una relación fría conmigo. No es malo. Es así.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  29. Mi padre siempre fue un como un crío grande y gastó tanta paciencia con nosotras, que tal vez por eso ya no le queda tanta, aunque siga siendo como un niño.

    Gracias por estar y dejar estos pequeños flashes de recuerdos.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  30. Si fue real, me encantó tu relato y si no lo fue, te felicito
    Gracias
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola sor Cecilia!

      Fue real y muy real, se lo puedo asegurar. Podré inventar historias e incluso ponerme en la piel de otro para escribir algún poema, pero los recuerdos, esos morirán siendo realmente auténticos.

      Gracias por pasar. Un verdadero placer. Besos y buena noche

      Eliminar
  31. OI TERESA!
    GRATA POR SUA VISITA.
    LEMBRANÇAS,NOS EMOCIONAM, PORQUE NOS TRANSPORTAM AO QUE TEMO DE MELHOR NOSSA HISTÓRIA.
    ABRÇS

    http://zilanicelia.blogspot.com.br/
    Click AQUI

    ResponderEliminar
  32. El relato de un trocito de tu vida,que has conseguido que visualice por tu estupenda forma de contarlo.
    Que recuerdos mas felices,nos llegan de la niñez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. los relatos tuyos, Teresa, pues ciertamente en tu línea.
    en cierta manera me has rememorado lo que actualmente tengo entre manos. pero es pretencioso el contarlo aquí.

    1 saludo y por si no quedó claro: bonito. y bonita tu historia.

    ResponderEliminar
  34. Gracias por leer este trocito de mis recuerdos. Un placer sentíos.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  35. Este relato es la materialización de la belleza que acompaña a la secillez.

    ResponderEliminar
  36. Gracias Oyente por leer y dejar tu huella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Respuestas
    1. Gracias por tu halago.

      Besitos.

      Eliminar

Páginas vistas en total