Seguidores

9 de mayo de 2012

UNIFORME VERDE






Su entrada en la cafetería del hotel, pasó inadvertida para casi todo el mundo que se hallaba dentro. Era un acto cotidiano, que los cuatro hombres vestidos con uniforme verde, tomaran allí su desayuno. Solamente Edurne se inquietó. Su acompañante intentó calmar su agitación.

–¡Tranquila! ¿Por qué miras preocupada?
–No ves que hemos dejado el coche pisando la raya amarilla. ¡Solo faltaba que nos pusieran una multa! Y todo por no querer aparcar enfrente.
–Sabes que no me gusta dejarlo fuera de la vista. Además, seguro que aún no han empezado su jornada laboral –comentó sin ápice de nerviosismo.
–Pues el más joven no deja de mirar hacia aquí – añadió Edurne todavía inquieta.
–Será porque eres muy guapa –dijo Ignacio retirando con su dedo índice el mechón que caía sobre la hermosa cara de su novia.
–No digas tonterías –añadió ella, obviando por un momento la escena que acaparaba su interés.
–No lo son. Siempre llamas la atención, y eso un día nos puede traer problemas –comentó mirándola embelesado.

Escasamente diez minutos más tarde, los cuatro guardias civiles se dirigieron a la salida conversando animadamente, y haciendo caso omiso del resto de clientes. Una vez se cerró la puerta de acceso, Edurne se acercó a la gran cristalera para observar tras los visillos a las dos parejas. Solo uno de ellos miró de refilón el todoterreno mal aparcado, pero enseguida se unió a su compañero para subirse al suyo situado delante. La otra pareja, cruzó hasta el aparcamiento para arrancar de inmediato en dirección contraria.

–Ya se han ido –dijo Edurne más serena.
–¡Ves como no ha pasado nada! –añadió su novio, mientras recogía las monedas del cambio.
–Sí, pero uno se ha quedado mirando el coche, y ¡adivina quién!
–Vámonos y no le des más vueltas –dispuso Ignacio, a la vez que guardaba la cartera.

––––––––––

Ricardo apenas llevaba cinco años en el Cuerpo, frente a los treinta de su compañero. Las buenas notas conseguidas en la oposición y posteriormente en la Academia, más los tres años en el País Vasco, fueron decisivos para que consiguiera el destino por él deseado: su pueblo. Era una persona con la que todos deseaban compartir conversación. Amable, jovial, eterno amigo, y con una percepción tan especial para los detalles, que sus compañeros le llamaban con sorna, pero con cariño “el adivino”. Jugando al poker era un “crak”; no había manera de engañarle.

Siete minutos más tarde llegaron al siguiente pueblo. Pararon en el cruce de rigor, dispuestos a dar entrada al largo vehículo que llegaba con mercancía fresca para abastecer uno, de los dos grandes centros de alimentación con que contaba ese municipio. Tras unos minutos de maniobra, el camión consiguió encajar el “trailer” dentro del almacén. Ricardo retrocedió hasta el borde de la carretera para dar paso a los pacientes automovilistas.

Cuando reconoció el “jeep”, parado a escasos veinte metros, algo se agitó en su interior. Su estómago dio un vuelco que su mente no supo interpretar. Sabía que en breves segundos volvería a distinguir el rostro que quedó grabado en su memoria. Ansiaba esa porción de tiempo como si en ello le fuera la vida. Solo dos metros más... y por fin la vio. Se alegró que no fuera ella quien condujera, de esta manera podía contemplarla de cerca. Sus miradas se cruzaron tan solo dos segundos, y lo que vio y sintió, marcó su razón durante más tiempo del que creyó.

–Ricardo ¿te ocurre algo? –dijo su compañero situándose a su lado.
–No –contestó desconcertado.
–¡Chico pues no lo parece! Tienes una cara como si hubieras visto al diablo.
–¡Qué va! –dijo dándole una palmada en el hombro. ¡Anda! ¡vamos!

––––––––
–¿Qué te pasa? ¿Ya estás otra vez nerviosa? –comento Ignacio, encendiendo otro cigarro.
–¿Te has fijado que eran los mismo guardias que había en la cafetería? –dijo Edurne volviendo preocupada la cabeza hacia atrás.
–Yo no... pero veo que tú sí. ¿Qué pasa que alguno te ha hecho “tilín”?
–¿Ya estás como siempre? Lo que pasa es que me fijo en las cosas.
–¿Llamas “cosas” a la Benemérita? ¡Chica que manera de degradarla!
–Déjate de chorradas, y a ver si espabilas y dejas de ser tan confiando.
–¡Pero si no hemos hecho nada! Por una raya mal pisada, y ¡la que montas!

Fueron en silencio durante veinte kilómetros. Edurne no entendía como podía aguantar a un capullo como Ignacio. Aunque algunas veces era cariñoso, la mayoría le sacaba de quicio. Presuntuoso, engreído, fanfarrón, todos los calificativos se quedaban pequeños para describirlo. Cuando se lo presentara Daniel, hacía ya dos años, fue precisamente lo que le atrajo de él; aunque en aquella época no tenía estos defectos tan marcados. Ahora, sino fuera por su maldito vínculo profesional, le hubiera dejado abandonado en cualquier ciudad por la que deslizaba su existencia cada vez más vacía.

–Venga, no seas borde cariño, alegra esa cara –dijo Ignacio poniendo su mano sobre el muslo de ella.
–¡Déjame en paz! –añadió Edurne enfadada y retirando la pierna bruscamente.
–¡Pero cómo me gustas cuando te pones tan brava!
–Olvídame.
–Solo nos quedan un par de kilómetros para llegar. ¿Estás preparada? –comentó Ignacio conciliador.
–Yo siempre estoy preparada, a pesar de que me alteres los nervios.

Él miró para el frente, como siempre confiando en que todo saldría bien... como así fue.

––––––––––––––––

Llevaban media hora en el puesto de vigilancia situado a cinco kilómetros de la capital. Era un punto estratégico donde solían aguardar el aviso de los compañeros ante un exceso de velocidad de algún conductor no muy cabal.

–Vaya mañana más larga que se me está haciendo –dijo Rafa.
–¿Y eso?, porque aún nos queda jornada. Apenas son las doce y media –añadió Ricardo mirando el reloj.
–Es que estoy deseando que llegue esta noche. Voy a tener una cena romántica con Ana.
–¿Pero no es mañana vuestro aniversario?
–¡Ya!, pero quiero adelantarme para darle una sorpresa –añadió ilusionado.

Un aviso por radio cortó la conversación y el aburrimiento. Tras el accidente de tráfico ocurrido el día anterior tres pueblos más abajo, recibieron la orden de efectuar un control de alcoholemia.

Mientras Rafa procedía a la verificación de los niveles, Ricardo seleccionaba según su criterio el coche que debía abandonar momentáneamente su recorrido. ¿Era su imaginación la que dibujaba en la lejanía el coincidente todoterreno?, ¿o era una turbadora realidad? Aún no lo sabía cuando decidió alzar el brazo una vez se acercase. No podía dejar pasar otra ocasión, quizá la última, de ver esos enigmáticos y discordantes ojos adornando esa hermosa cara. A unos treinta metros, y casi podía distinguirlos. Notó el corazón acelerado según sentía su presencia.

Un gesto de Rafa le advirtió que se dirigía al coche patrulla; ésto evitó que le pidiera el cambio de tarea. Con el brazo en alto y la indicación de echarse a un lado, el “jeep” aparcó en la explanada.

–¡Buenos días! –saludó haciendo el obligado gesto.
–¡Buenos días agente! –correspondió el conductor.
–Control de alcoholemia. Si es tan amable –dijo Ricardo, ofreciendo la boquilla para su colocación en el etilómetro.

Mientras Iñaki desenvolvía el pequeño tubo, Edurne miraba al frente. Nerviosa, no paraba de mover frenéticamente la pierna derecha, casi al mismo ritmo que machacaba una y otra vez el desgastado chicle que bailaba en su boca. Estos movimientos no pasaron inadvertidos a Ricardo, que observaba extasiado el vaivén de sus carnosos labios. Hipnotizado ante esa escena de seducción encubierta, no oyó la voz de su compañero. Tuvo que sentir como Rafa tiraba ligeramente de él, para volver de un irrealidad que le absorbía lentamente.

–Acaban de avisar que ha habido un atraco en un Banco de la calle del Carmen. Enviarán otro coche ahora mismo. Debemos cortar la carretera, ya –dijo nervioso.
–Espera, ¿no sabes nada más? ¿Cuántos eran? ¿Cómo han huido?
–Solo me han dicho que eran dos. Iban con monos y caretas, y han escapado a pie; así que tampoco saben que tipo de coche llevan. Hay efectivos en la zona revisándola de arriba abajo.

Ricardo sintió por segunda vez como su estómago se estremecía, aunque esta vez no era por el mismo motivo. Se acercó un poco más a su compañero.

–Escucha. Vigila a la chica, que voy a hacer una comprobación.
–Es que no podemos perder el tiempo. Tenemos que poner el control rápidamente. Son órdenes.
–¿Y si son éstas las dos personas que buscan?
–Pero si estaban aquí cuando hemos recibido el aviso.
–Y qué tendrá que ver ¿Acaso sabes cuánto tiempo hace que ha ocurrido el atraco? Apenas estamos a cinco kilómetros; y si tenían un coche cerca, sabes que en menos de diez minutos estarían fuera de la ciudad.
–¡Qué pasa es otro de tus pálpitos!
–Puede. Pero hoy es la tercera vez que nos cruzamos con este vehículo.
–¡Joder macho! Yo no los he visto en todo el día ¡vaya retentiva! ¡En fin! Vale, pero date prisa antes de que lleguen los otros... y ten cuidado.

Con cautela se acercó al todoterreno.

–Por favor, ¿puede apagar el motor y bajar del coche?
–Pero... ¿no era un control de alcoholemia? Si aún no lo he hecho para saber si doy positivo o no –dijo Iñaki un poco receloso, haciendo sin embargo caso de las indicaciones.
–Por favor, abra el maletero.

Una rápida mirada hacia la joven antes de acompañar al conductor a la parte trasera, provocó que ésta girase su esbelto cuello. Por un instante se cruzó la ambigüedad de unos atractivos ojos, con el oculto afán de la búsqueda de la verdad de otros. Tristeza, desidia, cansancio, ayuda, amparo, gritaban los verdes iris de la muchacha. Ricardo la dejó con su silencioso aullido de socorro, mientras la angustia bañaba su garganta.

–Gracias. Póngase ahí –dijo señalando un punto situado a escasos dos metros de su vigilante compañero.

Viendo la tranquilidad con que actuaba el conductor, dudó por un momento si no se habría equivocado; si no sería el deseo de sentir la presencia de ella, lo que estaba haciendo que les adjudicase un hecho que quizá ni por asomo se les habría pasado por la cabeza. “No, algo me dice que tengo razón. Tantas coincidencias... y esos ojos...”

Poco objetos ocupaban el habitáculo trasero. Apenas una manta de viaje, un caja de herramientas y un bolsón. Abrió este último para proceder a su revisión. Solo ropa.

–Perdone ¿es que ha ocurrido algo? –dijo Iñaki, dando un paso al frente.
–Por favor, espere donde le he indicado.
–Es que no entiendo nada. Me paran para un simple control de alcohol y ahora me registran el coche. Con todos mis respetos agente ¿me puede dar una explicación?
–Simplemente recibimos órdenes, y sentimos las molestias que podamos ocasionarles –dijo Rafa viendo que el registro no era fructífero.

Ricardo alzó el brazo con intención de cerrar el portón trasero y proceder a revisar el resto del vehículo. Detrás del reposacabezas delantero asomó, para su sorpresa, un rostro anhelante. Los ojos sugirieron que mirase abajo. Su mente lucubró rápido. Solo había un lugar más bajo que la plataforma del maletero y que estuviera dentro de él; y era el emplazamiento de la rueda de repuesto.

Con este aviso fortuito, ya no tenía dudas, pero le surgió otra. No había comprobado si el individuo iba armado. Con tantas prisas, tampoco le había pedido la identificación. Por otro lado, no podía extraer su arma, ya que no había verificado la probable mercancía –si la había–, y provocar una situación de riesgo, por una información no muy fiable.

Una mirada a su compañero, bastó para que éste estuviera alerta. Procedió a la apertura del habitáculo desenganchando el pasador. Al levantar la tapa, pudo comprobar que no había rueda. Ese espacio estaba ocupado por una bolsa negra.

Oyó un ruido de gravilla que le hizo girar rápidamente, echándose mano a la cartuchera.

–Estése quieto –dijo Rafa, apuntando con el arma al hombre que había hecho intención de agacharse.
Ricardo ante ese presunto ataque, se separó del coche, y con su arma empuñada se dirigió con precaución a la joven, indicándole que bajara despacio del coche y se situara cerca de su compañero. Enfundó nuevamente para acercarse al sujeto provocador de la tensa situación, y proceder así a su cacheo, bajo la atenta observación del arma de Rafa. Una pequeña pistola, fue lo que encontró sujeta en el tobillo.

Mientras esposaba a los detenidos, se oía el sonido in crescendo de una sirena. Rápidamente verificó el contenido de la bolsa. Un revólver y una navaja descansaban sobre un colchón de dinero.

Rafa llevó a Iñaki al coche patrulla y Ricardo se situó delante de Edurne.

–¿Por qué lo has hecho? –preguntó con la voz ahogada.

Edurne, no contestó; solo le miró a los ojos. Sabía que en ellos encontraría la respuesta. Era la única persona que podía entenderla solo con la mirada; lo supo desde que la cruzara con él por primera vez, esta mañana. No podía tener secretos para ese desconocido. “¡Lástima que fuera guardia civi! ¡Ironías de la vida!” –pensó.

Ricardo, entendió que no dijera nada. Ahora vio unos verdes ojos serenos. Y aunque serían otros grilletes los que atarían su cuerpo, los del alma se habían abierto.









39 comentarios:

  1. qué buen trabajo Teresa, tu duende es un as con la narrativa
    excelente cuento!!

    Besitos y y luz

    ResponderEliminar
  2. Una historia que me ha tenido sin parpadear
    hasta el final.
    Muy chula y sin que de miedo...
    Teresa eres magnifica escribiendo¡¡¡y en todo¡¡¡
    Un puñaito de besos.

    ResponderEliminar
  3. Hay miradas que dan un pálpito, Teresa.
    Y parece como si te leen hasta el alma misma y te conocen y reconocen.

    Tus relatos siempre atrapan.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Extraordinario relato Teresa, lo narras también que parece que estás viendo a los personajes, aunque desde mi punto de vista, el picoleto como que anda un poco calentorro, y quién sabe si no llega a ser porque como buen profesional de la Benemérita cumplió con su deber, lo que hubiese sucedido, ya que a la chica el miembro de tan honorable cuerpo también le hacía tilín. Que cosas y paradojas que tiene la vida; antes veías a un guardia civil y te echabas a temblar, ahora si no tienes nada que esconder, ves a la pareja por carretera y te alegras de su presencia.

    Besos maestra.

    ResponderEliminar
  5. Simplemente un magnifico trabajo, que bien desenvuelves la trama, me quede perplejo ante tan excelente relato, gracias por compartirlo y felicitaciones desde el fondo de mi alma, saludos astrales desede mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
  6. Teresa:
    Un excelente cuento. ¿Qué más puedo agregar?
    La trama argumental sirve de interesante marco para el mensaje final, que es lo que da valor a la obra.
    Un beso y mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la Historia y, sobre todo, la forma de contarla...de narrarla.
    Un abrazo, Teresa.

    ResponderEliminar
  8. Que buena historia!! Estupenda forma de narrarla
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Un relato muy bonito y cautivador, bien desarrollado y narrado. Muchas gracias por regalarnos estos momentos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Teresa,impresionante tu profundidad,amiga.
    Poco a poco nos introduces en una historia,donde la "causalldad"juega un papel importante...
    Los ojos de los protagonistas miran y ven en profundidad lo que la apariencia no muestra.
    Las miradas a veces intuyen lo que la palabra esconde y así fué...Ricardo,el policía,fué el ángel salvador,que la chica esperaba y la chica trajo el amor,que Ricardo merecía o necesitaba.
    Mi felicitación por el buen entramado de tu historia y el buen guión,que nos lleva directamente al final,redondo,amiga.
    Mi gratitud por tu cercanía y mi abrazo grande por tu perspectiva profunda e inteligente.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  11. Pienso que a este relato le has de dar continuación. Porque me han quedado ganas de saber lo que sucederá más adelante y si la casualidad de este encuentro se convertirá en pasión.

    Te felicito

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Toma castaña!. Así da gusto escribir. ¡Que bonito!. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Interesante Relato ¿Pertenece a algo mas largo que estés escribiendo?.
    Tienes talento y buenas maneras un abrazo muy cordial amiga mia desde Valencia con tiempo primaveral.

    ResponderEliminar
  14. Una mirada puede llegar a decir más que mil palabras. Con este interesantísimo relato has demostrado una vez mas, que eres tada una maestra de la narrativa. Animo y continua así vas por el buen camino.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Excelente relato, pero quedé con ganas de más, espero que continúe, eres muy buena escribiendo ¿lo sabes verdad?
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  16. Muy buena historia.

    Asì es como se entrelazan destinos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Pura intriga, Teresa, y muy bien narrada hasta el final.
    De esas historias que te gusta leer y te hacen seguir leyendo.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  18. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida...
    Y en el fondo de esos ojos, toda una historia.
    Eres increíble Teresa. Te felicíto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Gracias amigos por pasar a leer y comentar esta entrada. En principio no tiene continuación, pero en vista de lo expresado ¿quién sabe? Se trata de un relato perteneciente a mi libro "Más allá de las amapolas".

    Nuevamente gracias y gran beso a todos.

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado este relato que me ha atrapado hasta el final...que podría seguir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Que historia mas maravillosa esta vez me ato ala lectura y muy facil de atrapar si hay la segunda parte quiero leerlo eh

    en hora buena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Lugar de Paz.

      Gracias y saludos.

      Eliminar
  22. Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola de nuevo Teresa, tu comentario en mi blog fue genial ¿sabes? me he apropiado de la canción de Sabina y la he puesto.. ¡y me encanta!!
    Gracias por abrirme una lucecita...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Interesante leer tus magníficos relatos, ¡buen trabajo!
    te dejo mis saludos
    feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. Buenas tardes teresa, me has tenido un buen rato entretenida, entre la guardia civil y pareja en la que Edurne, no aguanta a su novio.Muy bien hilada, hasta el final
    Gracias y síguenos contando más
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  26. Literatura de la buena en esta página.
    Gracias Teresa por tus visitas y comentarios.
    Esteban

    ResponderEliminar
  27. Gracias por leer y dejar estos comentarios tan amable. Siempre es grato sentir a los amigos.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  28. Hola, acabo de llegar por aquí y me he topado un relato impecable. Me ha gustado mucho el tono pausado con el que comienza y la sobriedad de su estructura.
    Con tu permiso me quedo para seguirte leyendo.
    Un placer conocerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Me hace mucha ilusión viniendo de una persona que consume tantos libros. Acabo de pasar por tu blog y me he quedado en él. Es muy interesante.

      Besos.

      Eliminar
  29. Hola Teresa
    Estoy con poco tiempo, más tarde pasaré a leer tu preciosa entrada.

    Gracias por tu consejo para publicar, no sé mucho como se manejan así por internet, todos me dicen, pero no sé... quizá mueran conmigo mis novelas.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Internet a veces puede ser ininteligible y exasperante, pero no tiene nada que ver con esto. Manda un correo a info@casaeolo.com y di que quieres publicar y no sabes qué hacer. Ellos te explicarán.

    Besitos amiga.

    ResponderEliminar
  31. me gustó, demuestra que los hombres también pueden ser intuitivos, aun bajo el embrujo de unos ojos verdes...
    saludos amiga

    ResponderEliminar
  32. Atrapadita me has tenido todo el relato. Me ha encantado. Tu forma de escribir es genial.
    Ojala nos dejáramos llevar mas por la intuición, seguro que nos iria mejor. Te animo a lo de la segunda parte. Un bessito

    ResponderEliminar
  33. OI TEREZA!
    QUE BÊNÇÃO TERES TUA MÃEZINHA AINDA CONTIGO.
    QUE DEUS A ABENÇOE E LHE DÊ MUITA SAÚDE.
    ABÇS

    zilanicelia.blogspot.com.br/
    Click AQUI

    ResponderEliminar
  34. Aún hoy hay muchas mujeres que actúan bajo la presión del sexo fuerte.
    Poco a poco seremos capaces de liberarnos de esas dependencias.
    Ataduras que no nos permiten crecer coo personas inteligentes, creativas, luchadoras, etc.
    Y lo somos, ya lo creo que lo somos, de sexo debil, nada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  35. Gracias por dejar vuestro sentir. Me alegra mucho sentíos y saber vuestra opinión.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  36. Hacía tiempo que no leía un relato así, es buenísimo Teresa. Gracias por tenerme así de expectante desde el principio hasta el final.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total