Seguidores

28 de noviembre de 2012

DOS ACTITUDES, UNA VIDA



El hombre camina deprisa. El reloj marca las 17 h. apenas tiene 15 minutos para llegar. Odia tener que ir al médico. ¡Qué asco de otoño!, piensa. Las calles llenas de hojas secas, polvorientas, rotas... viejas. Tapando las mierdas de perro que antes esquivaba y ahora apenas puede adivinar. Y esa niebla pegajosa que se le adhiere y hace que tenga más frío.

La sala de espera está llena. Alguien dice que el doctor lleva una hora y media de demora. Se desespera y está a punto de marcharse, pero aun así prefiere esperar a tener que hacer otro día el mismo recorrido.

Alguien tose cuando pasa por su lado. Contiene la respiración; no quiere aspirar ningún virus. Cuenta la gente joven que hay, y luego las personas mayores. 3 a 8 es el resultado. “Estos viejos no tienen otra cosa que hacer. Ahí están tan tranquilos, como si no fuera con ellos el retraso”. Mira especialmente a uno, que con cara risueña sonríe a un niño que juega.

Por fin le llaman. Se sienta nervioso. Los resultados de los análisis están perfectos.

Está hecho un chaval –le dice el doctor.
Pues tengo mareos.
D. Arturo, lleva años con ellos. Ya le dije que son de las cervicales, y tendrá temporadas mejores y otras peores; pero qué más quisiera yo, que estar como usted a sus 77 años.

Se marcha pensando que estos médicos no le entienden.Vuelve a pisar el mismo descuidado paisaje, pero ahora más enfadado si cabe.

==000==

El hombre camina despacio. Sabe que tiene tiempo de sobra para llegar puntual a la cita. Pisa sobre el otoño. De niño le encantaba precipitarse por la sequedad de las hojas. Corría por los senderos y se dejaba inundar de esa estación mágica. Una hoja cae delante de él y detiene su baile oscilante cogiéndola al vuelo. La huele y se la guarda en un bolsillo. El viento arrecia y aún así se sienta un instante en un banco; está fatigado. Ahora es una lluvia de colores ocres y amarillos, lo que le rodea. Cierra los ojos y respira despacio.

Llega a la consulta justo cuando el médico sale para decir que lleva una hora y media de retraso. No le importa; por el contrario piensa en lo cansado que acabará hoy el joven doctor.

Introduce la mano en su chaquetón y palpa la calidez y la fragilidad de la hoja. Sonríe; y así, mira embelesado cómo juega un niño. En lo más hondo de su corazón, desea que sepa apreciar los otoños que le regale la vida. Luego mira al malhumorado hombre sentado frente a él, y siente pena.

Su consulta apenas dura cinco minutos. Hoy ha venido por un simple catarro. Sabe que no habrá más, y aún así quiere curarlo. Se despide del médico. Quizá sea el último apretón de manos.

¿Sabe doctor? Creo que no soy tan valiente como creía y sin embargo sí más cobarde de lo que pensaba; pero hoy es un día maravilloso y sé que mañana también lo va a ser.

Regresa con el mismo ánimo. No... más intenso; porque cada minuto que le queda piensa saborearlo despacio. 

34 comentarios:

  1. Queridos amigos, muchas gracias por estar tan cerquita con vuestras visitas y comentarios. Aún andamos todos de cabeza, pero esto marcha de maravilla. Estoy impaciente por volver, así que tendré paciencia que seguro que ya queda menos :).

    Un besote grande grande para todos.

    ResponderEliminar
  2. Leído tu relato que, como siempre, tiene ese fondo sentimental que sabes imprimirles.
    Un abrazo y que todo siga bien Teresa.

    ResponderEliminar
  3. Malosa y yo que te quiero! Y vos me hacés llorar. Dan ganas de salir ya mismo a comerse el mundo despacito, sin prisa y no dejar pasar nada de nada poeta. Sos linda Tere, gracias por venir.

    ResponderEliminar
  4. Casi me retratas a mí ayer.
    No en el hombre malhumorado, sino en el agradecido. Agradecida de pisar este otoño que casi agoniza y de oír el tris de las hojas al pisarlas y de respirlo y...esperando multiplicarlos.

    Me encantó el relato. La vida misma...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ay Teresa... La certeza de lo último no deberíamos tenerla por saberlo, deberíamos pisar con alegría cada calle, saborear cada momento de la vida, pero somos más como el hombre de 77 años, malhumorados, que como este último personaje que nos deja la sonrisa y la certeza de que debemos ser más como él.

    Besos, gran relato!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola amiga mía, ya te he contestado en mi blog. Si estás interesada en el décimo de lotería, me lo dices y te lo consigo yo. Me dejas tu correo en mi blog y ya hablamos. Gracias por todo. Un abrazo fuertote.

    ResponderEliminar
  7. Qué bien has captado esas dos actitudes ante la vida, Teresa. Y es que todo depende del color del cristal con que se mire.
    Encantado de leerte, maestra.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  8. Maravilloso relato de actitudes y aptitudes.
    Te echaba de menos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Siempre hay más a nuestro rededor de lo que podemos ver, las bellezas ocultas, tal vez tras esas hojas ocres, nos pasan por el lado acxompañando la prisa y el mal humor.
    Buen relato que invita a la reflexión.
    Como siempre un placer Teresa, haces magia con tus relatos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Como decimos en mi pueblo. "hay vidas más baratas pero
    no son vidas ni ná"
    Muy bien enclaustrada cada una de las actitudes para
    afrontar la vida.
    Muy bueno y aleccionador.
    Un saludo y vive siendo feliz.

    ResponderEliminar
  11. Hola Teresa has descrito a la perfección la vida de muchos ciudadanos en su día a día. Sobre todo con personas ya jubiladas y de cierta edad, ya que por muy bien que se conserven son muy dados a visitar al médico. Además lo has contado a la perfección lo que vivimos en está estación del año, y lo que se percibe en las calles de cualquier pueblo o ciudad. Me ha hecho gracia aunque gracia no tiene ninguna lo de los mareos de este hombre, porque yo de las cervicales también los padezco. Que siga todo bien.

    Besos maestra.

    ResponderEliminar
  12. Teresa,me alegro mucho de verte de nuevo...Siento tu vitalidad y tu mirada clara sobre la realidad.Efectivamente nosotros mismos nos hacemos la vida más fácil o más difícil,depende de la imaginación y la paciencia,que pongamos...Quizá todo consista en alzar el vuelo y mirarlo todo de diferentes formas...
    Mi gratitud por tu presencia y mi felicitación por ese amor a las letras,que nos llega siempre,compañera y amiga.
    FELIZ NOCHE,TERESA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  13. Precioso, digno de tenerlo muy en cuenta.
    Dos actitudes tan diferentes. El segundo si que sabe.
    Besitos, feliz noche

    ResponderEliminar
  14. Es la diferencia entre ver el vaso medio lleno o medio vacío. Real como la vida misma. Me identifico con el positivismo. Bastante negativo nos llega sin buscarlo como para crearlo nosotros mismos. Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Teresa!!!!
    Excelentes relatos de un mismo hecho, qué diferente se ve, cuando la persona tiene una actitud positiva de la vida que lleva, me quedo con el segundo, ya me gustaría a mi sentir de esa manera...los otoños!!!!
    Mi enhorabuena por hacerme oler las hojas!!! ;)
    Un fuerte abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola Teresa.
    Cuando puedas me dejas tu correo en mi blog y hablamos. Gracias por todo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Tus relatos como siempre calan hondo Teresa. Hacen pensar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Como siempre un estupendo relato con mensaje que llega, un reflejo de la vida cotidiana.
    Me alegro mucho por tu regreso, ya te echabamos de menos.

    Un beso grandote

    ResponderEliminar
  19. Creo que la síntesis es la vida misma y nuestra manera de encarar de manera positiva.
    Tus personajes son muy reales, perfectamente enfrentados, dos puntos de vista muy bien diferenciados.
    Teresa no haz regalado un concepto de vida muy particular.
    Gracias maestra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Teresa:
    Un excelente relato.
    Doy fe de las diferentes maneras en que la gente afronta la enfermedad: en mis nueve años consecutivos de hemodiálisis vi de todo...
    Te deseo lo mejor de lo mejor, como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola Teresa!

    Me encanta este relato: lo has plasmado fenomenal y también abrazando siempre el sentimiento y la ternura con que nos tienes acostumbrados, eres fantástica con tus letras. Mi enhorabuena.

    Son escenas de la vida misma del otoño -de nuestro otoño.
    Es así tal cual, como esas últimas frases que me quedo con ellas: saborear con animo y entusiasmo, más despacio cada minuto de vida qué quede.

    Puede que haya un día de negros nubarrones, pero si al otro día sale el sol, yo también cojo mi mochila y sonriendo salgo a caminar y veo la vida de otro color olvidando lo que me duele.

    Gracias Tere, por compartir tus preciosas letras que son como un relax para el alma. Y gracias también por acercarte a mi huerto.
    Te dejo mi cálido abrazo y mi estima siempre.
    Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  22. HOLA TERESA
    MARAVILLOSO RELATO QUE NOS MUESTRA LA FORMA DE ENFRENTAR UNA DOLENCIA, EXISTEN PERSONAS POSITIVAS. HAY QUE PENSAR QUÉ HARÍAMOS NOSOTROS FRENTE A SITUACIONES LÍMITE. ES TODO UN TEMA...
    BESOS

    ResponderEliminar
  23. Además de un montón de besos, os dejo mi agradecimiento por vuestra cercanía y esas maravillosas palabras que me alimentan.

    Hasta la próxima, mis queridos amigos.

    ResponderEliminar
  24. Dos formas de tomarse la vida ... pero el resultado es el mismo. El presente es lo que importa.
    bssosss

    ResponderEliminar
  25. Hola Teresa has regresado con todo.
    Vivimos tan de prisa que a veces no sabemos disfrutar la vida. El enfermo lo aprendio
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Un excelete retrato de la vida de un anciano en un deprimente día y en la siempre preocupante consulta médica.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Distintas formas de mirar la vida...
    distintas formas de vivir los minutos que la vida nos regala...
    o nos arrebata...
    Ya mismo llenaré yo mis tiempos libres con vuestra compañía...Los enfermos no mejoran y la vida tiene que seguir su caminar.
    Gracias por tu felicitación y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Hola, Teresa:

    Ojalá siempre pudiéramos tener una actitud tan bonita como la del segundo hombre del relato, para qué amargarnos la vida siendo tan corta y fugaz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Que gran reflexión nos traes hoy sobre la vida. Yo últimamente le doy muchas vueltas a la actitud de las personas... y la fugacidad
    Besos

    ResponderEliminar
  30. Minha querida Teresa,
    Sou sua mais nova amiga virtual, prazer!
    Sua alma de poeta cativou meu coração que vagueia pelos versos insanos...Que belo relato!
    Me tornei sua seguidora.
    Seu blog é divino!
    Parabéns!
    Beijos salpicados de estrelas e miosótis,
    Martha
    me visite:
    http://ternuraantiga.blogspot.com.br
    terei muito prazer em receber vc!
    Ou tente assim: coloque na busca do Google:
    blog ternura antiga de Martha Marquez e depois me conte, ok?

    ResponderEliminar
  31. Hola Teresa, es muy cierto lo que narras en tu entrada. La actitud ante una misma causa, varia mucho de quien se cruce en nuestro camino, y mucho más si es por una enfermedad. Yo tenía un médico, Don José, que con solo decirte siéntate, y cuéntame, de veras que te sentías acogida ya, y confiabas en él plenamente, y muchas veces, la mitad de la curación, ya estaba hecha, él lo conseguía con sus palabras.

    Un abrazo, y continua sembrando chispitas de luz.

    ResponderEliminar
  32. Mil gracias por estar siempre.

    Un beso grande a todos.

    ResponderEliminar
  33. ¡¡Zuuuuuuuuuuuuuuuuuuups!!
    Que gusto es poder de nuevo leerte querida amiga, ese otoño de hojas secas cubriendo el suelo, y aptitudes diferentes ante lo irremediable del paso de la vida.
    ¡¡Gracias por ser como eres... me encantas!!
    Un beso muy grande y hasta la vuelta, de la brujita amiga MORIMÓ.

    ResponderEliminar
  34. Mi querida Teresa... Qué gran manera de hacernos pensar! Me ha encantado leer esta reflexión. Me gusta, como no, el último paciente, tan paciente, tan buena gente.
    Un abrazo gordo y lleno de cariño.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total