Seguidores

12 de noviembre de 2012

EL MENDIGO Y LA NAVIDAD




Sentado en un banco deslucido y desvencijado por el paso del tiempo y de las personas, se hallaba un mendigo. A pesar de su pobreza, demostraba día a día lo único que le quedaba: su dignidad. No quería dar pena, ni mostrar a la sociedad su miseria; por eso, en la medida de sus posibilidades vestía pulcramente y se comportaba quizás un poco altivo.

Pablo le había visto por primera vez hace una semana, en un barrio del extrarradio cuando fue a solicitar un trabajo de Papá Noel. Era uno más entre los cincuenta que se presentaban ese día, y aunque por desgracia muchos aspirantes parecían cohabitar con la carencia de recursos económicos, la actitud equilibrada y serena que manifestaba aquel hombre, es lo que hizo que llamara su atención.
Acercándose al frío banco situado frente a los grandes almacenes y eternamente ocupado por el indigente, Pablo se sentó junto a él.
Parece ser que ninguno de los dos conseguimos el traje rojo –dijo mirando al frente.
No sé a que te refieres –respondió el mendigo en tono indiferente.
¡Al papel de nuestra vida! Hacer jo,jo,jo, mientras mareamos la campana y a los viandantes.
Observándole detenidamente, reconoció al joven que desde hacía unos días pasaba frente a él con mirada risueña y extrañamente familiar.
No era un trabajo bien remunerado –replicó el mendigo, desganado de conversación.
Ya, pero por lo menos habríamos tenido para despedir mejor las Navidades –dijo Pablo.
Para mí son todas iguales desde hace veinte años.
¿Es el tiempo que llevas en la calle?
Más o menos.
Parece que ni la Navidad, ni la gente te gusta mucho; noto cierto resquemor en tu tono.
Ambos son iguales. Hipócritas y consumistas.
Eso depende desde el punto de vista que se mire.
El mío es totalmente objetivo. Todo es falsedad. Los individuos son mezquinos, mediocres y egoístas. Basan su existencia en enriquecerse, denigrando y aplastando al prójimo, y ¡las Navidades! las han desvirtuado a su antojo para seguir satisfaciendo su materialismo.
Vaya, veo que eres bastante radical, pero no todo el mundo es así.
La mayoría.
Yo sin embargo, creo en la gente y en las segundas oportunidades. En algún momento se pueden dar cuenta de su falta de moralidad y sacar a relucir el idealismo que todos llevamos dentro.
Tú si que eres un idealista. Idealista e inocente.
Por cierto, me llamo Pablo. ¿Y tú?
Llámame Antagonismo –dijo sin mucho aprecio.
¡Vaya! Algo muy gordo te ha tenido que ocurrir para guardar tanto rencor.
Yo no mido el tamaño del hecho, ni sus consecuencias; pero sí la insensibilidad y la falta de escrúpulos de quien lo realiza.
Cada mañana, Pablo se sentaba en el banco para compartir bocadillo y conversación. Ese sábado llevaba a cuestas su guitarra, pues había quedado con unos amigos para "darle al cante".
Toma, hoy es fiesta. Nos ha tocado de jamón.
Ya veo –añadió el mendigo–. ¿Qué llevas?, ¿una guitarra eléctrica o acústica?
Acústica –dijo Pablo asombrado–. ¡Vaya! ¿Te interesa la guitarra o la música?
Ahora no me interesa nada. Antes, la música.
¿Te dedicabas a ella?
Era compositor.
!Qué casualidad! En mi grupo somos mi amigo Juan y yo quienes componemos las canciones. Aunque tengo que reconocer que mi padre, nos echa una mano de vez en cuando.
Y ¿qué tal os va? –comentó más bien por cumplir, que por interés.
Bueno … de momento, como miles de grupos aficionados, solo hacemos maquetas y tocamos de vez en cuando en algún local donde los amigos celebran fiestas.
¿Te puedo dar un consejo? –dijo el mendigo.
Claro.
Cuando veas que las cosas mejoran, ten cuidado; pues seguro que la codicia florece a tu alrededor.
No sé porqué lo dices. Mis amigos son gente legal.
Sólo estate atento.
Eran las seis de la tarde de la víspera de Nochebuena, cuando Pablo llegó corriendo y ocupó su sitio en el banco. A pesar de la tarde gélida, llegó acalorado.
!Hola! Estoy agotado. Acabo de venir de clase y he quedado con mi madre para hacer unas compras.
De Navidad, claro.
No sé como decírtelo para que no te ofendas, pero he hablado con mi familia y les he dicho que vendrías a cenar en Nochebuena.
Ni soñando.
Pero ¿por qué? Déjame demostrarte que la gente no es tan mala como piensas.
He dicho que no. A mi no me metéis en vuestro juego. ¿Que pretendéis?, ¿redimir los egoísmos que lleváis innatos y que manifestáis a diario, con un acto de misericordia navideña?
¿Acaso me comparas, con el resto de la gente que tanto odias?
No. Tu eres diferente –dijo un poco apesadumbrado.
Lo soy y lo sabes, porque en este tiempo has permitido que nos conozcamos y si a ellos les dieras una oportunidad, verías que son como yo.
Me lo pensaré –dijo el mendigo, zanjando la conversación.
Era Nochebuena y después de meditar toda la noche anterior, decidió acceder a la solicitud de Pablo. Tardó una hora en llegar, ya que el albergue donde dormía estaba un poco lejos; pero fue puntual. Llamó a la puerta y su único amigo le recibió con una sonrisa.
Pasa y dame tu chaquetón. ¿Me vas a decir tu verdadero nombre, o te presento como Antagonismo?
Me llamo Ricardo.
Muy bien. Vamos al comedor y te presentaré a mi familia.
En dicha estancia se encontraba su madre y sus tres hermanos. Hizo las presentaciones.
¡Buenas noches! –dijo el padre de Pablo, según entraba por la puerta del salón.
¡Hola papá! Te presento a Ricardo.
Pablo estaba desconcertado, tanto su padre, como su amigo se quedaron petrificados uno frente al otro. No sabría explicar exactamente qué clase de sentimientos afloraban al semblante de cada uno. Miraba a un lado, incredulidad y desconcierto; miraba al otro, recelo y desasosiego.
¿Ocurre algo? –exclamó Pablo, atónito.
Que te lo explique tu padre –dijo Ricardo saliendo por donde había entrado.
¿Papá?
Es tu tío.... Mi hermano.
¿Qué hermano?, ¿el que se supone que murió hace veinte años en un accidente?
No hubo tal accidente. Desapareció un día tras una discusión y no volví a saber más.
¿Y qué ocurrió?
La culpa fue mía. Le robé los derechos de autor de una composición.
¿Quéee? ¿A tu propio hermano? Ahora comprendo su manera de pensar y actuar.
Fue una barbaridad lo que hice, y el remordimiento me ha acompañado todos estos años. Intenté localizarle, pero no pude.
Pero, ¿qué te llevó a actuar así?
No sé. Me lo he preguntado muchas veces. Quizás la insensatez de la juventud.
No papá, la insensatez no; la avaricia y el egoísmo. ¿Y te ha merecido la pena?
!Por supuesto que no! Perder un hermano duele mucho.
Pues fíjate él, que además de “perderte”, está viviendo en la calle. ¿Qué vas a hacer para recuperarle?
¿Hacer? ¿Qué insinúas?
No insinúo, te lo digo claramente. Tienes que ir a hablar con él e intentar que te perdone; pero ya te digo, que te va a costar. No se fía de la gente.
Transcurrió un mes de visitas diarias al frío banco, tanto de Pablo como de su padre, para que Ricardo comprendiera que el arrepentimiento de su hermano era real y sincero; pero no porque fuera Navidad, sino porque lo lamentó desde el momento que se produjo el desafortunado incidente.


42 comentarios:

  1. Queridos amigos por falta de tiempo para escribir, os dejo mi primer relato. Está escrito en enero del 2011 y forma parte de las 50 obras finalistas del concurso literario de Casa Eolo. Espero que os guste y perdonéis su extensión.

    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  2. Pues ya prometías maneras, Teresa.

    Un cuento tierno de Navidad. Y es que la navidad todo lo endulza y lo hace más humano.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito, aunque me da mucha lástima de los mendigos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gran relato Teresa, pues para ser el primero ya te lo curraste de cojones. Un poco triste, pero es la realidad de lo que sucede con estas personas. Y digo triste porque parece ser que en Navidad a todos se nos ocurre ser un poco más buenos, cuando el resto del año muchas veces nos olvidamos de aquellos que pasan necesidades. Quizás pequemos un poco de cínicos y egoístas, bueno un poco no; bastante. No tardes mucho en volver al ataquerrrr.

    Besos maestra.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante el relato Teresa, pues para ser el primero te lo curraste de cojones Es triste que esto ocurra, pero parece ser que en Navidad todos nos acordamos un poco más de los mendigos y de las personas necesitadas, cuando el resto del año como que caen un poco más en el olvido. Creo que somos un poco cínicos e hipócritas, bueno un poco no; bastante. No tardes mucho en volver al ataquerrrr.

    Besos maestra.

    ResponderEliminar
  6. Bueno he repetido más o menos lo mismo dos veces. Algún duende me la ha jugado.

    ResponderEliminar
  7. Un relato con final feliz, muy hermoso. Qué dura debe de ser la vida de esas personas, que por un motivo u otro están en la calle. Verlos me duele el alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No está nada mal, Teresa.
    La que tiene madera, duende y talento despunta desde su primer párrafo.

    Y es una historia que toca la fibra.

    Besos grandes

    ResponderEliminar
  9. Toda traición duele, pero infinitamente más si et traiciona un hermano o alguien al que mucho amas y en que ciegamente confías.
    La vida está llena de casualidades.

    Me ha gustado tu relato, la forma de llevarlo, la historia, el desenlace...

    Besos y bienvenidas

    ResponderEliminar
  10. es un hermoso cuento Teresa
    felicitaciones

    la envidia es madre de muchas desgracias y más si sus hermanas (codicia y avaricia) le ayudan a cometerlas.

    Tiene una moraleja clara y una luz bellisima esta entrada , quizá un preparación al comenzar el término del año


    besitos y ten una semana preciosa

    ResponderEliminar
  11. Las Sorpresas de la Vida y nuestros errores y decisiones que quebrantan vidas, dejándolas al merced de la calle fría y la soledad más ardiente.
    Precioso relato, Teresa.
    Te acompaño,a ti y toda la Familia, en el sentimiento por el fallecimiento de tu Consuegra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un relato precioso y emotivo.
    Un abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  13. Buen relato, tocas la sensibilidad de los actores
    que nos propones y el arrepentimiento como parte
    de unos valores que se me antojan antiguos de esa
    época en la que la gente se daba la mano y no
    no había que firmar papeles y no como ahora que
    ni con los papeles firmados vale nada la palabra
    de una persona.
    Un abrazo y hasta el siguiente relato.

    ResponderEliminar
  14. No solo en esas fechas tan especiales deberíamos usar la bondad y sensibilidad que casi todos llevamos dentro.

    Gracias amigos por vuestros comentario. Siempre es un placer sentíos tan cerca.

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Teresa:

    Me alegra mucho volver a leerte y saber que sigues entre nosotros.

    Y nos has traído el sabor de la navidad en este bello relato en el que llega al alma desde la sensibilidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Precioso cuento, acabo de llegar a tu blog y me encuentro con ester relato, me quedo por aquí.
    Raquel

    http://raqueljimenezbisuteria.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  17. Interesante cuento al que nos vas llevando casi de la mano en tu relato y sus diálogos.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
  18. Como siempre "Maestra" nos pones de cara a la realidad pero con la belleza de tus letras.
    Un fuerte abrazo y gracias por estar.

    ResponderEliminar
  19. Hola Teresa, has regresado "con todo "(como decimos acá)
    Muy buen relato y dialogo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Pues no te perdono la extensión Teresa porqué el relato es precioso y me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado tú relato. Muy humano y con un imprevisible final.
    Deseo te encuentres bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Teresa,las "las causalidades"del universo están siempre expectantes para organizar encuentros y eventos,que dén nuevas oportunidades...a la misma vida,que se nos va poco a poco...Me gusta tu relato,el planteamiento y el final...
    No estamos solos,sea Navidad o no...El universo nos mira,nos mueve y nos conmueve continuamente...
    Mi felicitación y mi abrazo grande por tu cercanía y tu inteligente profundidad...que el universo te inspira siempre...(sonrío).
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  23. Hola Teresa, bonito relato, los buenos sentimientos de Pablo hizo que se volvieran a ver los hermanos y depaso enterarse del feo que le hizo su padre a su propio hermano. Tambien me ha recordado por los años 83 O 84 el padre de una amiga mia invito a dos mendigos de la calle y ceno con toda la familia yo estube en esa cena, fue una Noche Buena que jamas la olvidare. Muy lindo relato. Un abrazo.
    Lola.

    ResponderEliminar
  24. Un buen relato cargado de sentimientos de la mano de las casualidades, que no son tales pués la vida sigue un plan perfectamente trazado por el destino.
    Contine una moraleja que tiene que servir de lección para la insensibilidad y el egoismo humano.
    Veo que ya apuntabas maneras de buena escritora, y el cuento está muy bien planteado, buen desarrollo y estupendo desenlace.
    Bienvenida de nuevo.
    Un fuerte abrazo y besos.

    ResponderEliminar
  25. Dicen que las navidades sirven para purgar deudas y volver a cero, pero no siempre es así, principalmente cuando se ha herido el alma.
    Por demás llevadero el relato Teresa, me encantó.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  26. Teresa:
    En mi cultura, las fiestas de Navidad y Año nuevo son un fixture de festejos, donde una de ellas es para la familia paterna y la otra para la materna.
    Todo el significado pagano asociado alsolsticio de invierno carece de significado cuando estás en inicios del verano.
    En lo referido a la historia en si, te digo lo siguinte: si me dijeses que es una obra de pura ficción, te lo creería; si -en cambio- me dijeras que es totalmente verídica, también. Por desgracia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Siempre se ha considerado a la navidad como una época en la que se liman asperezas entre las personas y afloran los buenos sentimientos.
    La pena es que sólo se eliminan en esos días y posteriormente vuelven a su punto anterior.
    No es necesario una época concreta para saber cuando pedir perdón a quien hayas hecho daño.
    Puedes hacerlo cuando quieras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. La codicia, el egoismo, la ambición etc. Estan incluidas en el mismo paquete en el que venimos envueltos cada uno de nosotros cuando nacemos.
    Hay que aprender a controlarlas y como muy bien cuentas en tu historia a saber pedir perdón a tiempo. Antes de que sea demasiado tartde.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  29. suele pasar que el dolor y desilusión maten la esperanza en nosotros pero siempre la vida nos sorprende con una oportunidad, hermoso escrito saludos querida amiga

    ResponderEliminar
  30. Bueno a mi la navidad no me gusta nada, debo reconocerlo. Soy en parte, como ese pobre desilusionado de la gente, y no por ser navidad me siento mejor ni siento que el resto de la gente lo sea.
    De pequeña era todo mágico, es cierto, pero es que la navidad para los niños significa otra cosa. Para los mayores es un tiempo para juntar a la familia, hecho que se puede hacer durante todo el año, y no sólo en esos días. Me parecen unas fechas hipócritas y consumistas.Y supongo que el hecho de ser agnóstica no ayuda mucho.
    Una buena entrada Teresa, como bien ha apuntado Arturo si es cierta o no carece de importancia.

    ResponderEliminar
  31. Creo que esperamos de la Navidad mucho mas de lo que nos puede dar. Pero si es cierto que todos estamos mucho mas sensibles y predispuestos a los buenos actos. Tu historia es muy dura. No puedo entender algo asi y menos entre hermanos. Me alegro que terminara bien. Un bessito.Bienvenida

    ResponderEliminar
  32. Mi preciosa Teresa, venía a saludarte y me encuentro con tu historia, tu blog no se actualizó en el mío. Que decirte poeta, es común en estas fechas que las personas se reconcilien y a pesar del significado equivocado que las personas y el consumismo tienen de lo que es Navidad es una época preciosa en donde por lo general las personas se dan, se arrepienten y se reúnen a compartir. Seré de ilusa, sé bien de la maldad, de la miseria , pero no puedo evitar seguir confiando en el ser humano,¿que queda si no es así? No soy religiosa pero amo cualquier oportunidad en que reúno a los míos ¿Soy egoísta? Lo siento, intento sobrevivir en un mundo apesadumbrado y cargo mi pena, comparto de lo que tengo, mantengo la tradición como una forma más de unir lo que tantos se empeñan en destruir, la familia. Y si mañana inventasen el "Día del cataclismo" yo lo aprovecharía para traerlos a todos a casa y abrazarnos todo el día.Te quiero Tere, Mmmmmmmmm, ¡Huele a Navidad!!

    ResponderEliminar
  33. Hola Teresa!, En primer lugar felicitarte por tan buen relato, desde nos muestras una dura realidad.

    Bienvenida de nuevo por estos lares...

    Un abrazo desde mi "barco de papel"

    ResponderEliminar
  34. Wow bonita e intensa historia, no me esperaba ese final.
    Feliz Navidad por adelantado! Gracias por compartir la historia.
    Saludos
    David de observandocine.com

    ResponderEliminar
  35. Una historia muy bonita. Me ha gustado mucho Teresa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Te deseo un bonito y feliz fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. Teresa, precioso relato como preludio de la Navidad, para mí, es esto lo que la Navidad significa, AMOR, pero como el amor le puedes dar cualquier día del año, lo maravillosamente hermoso es saber que todos los días del año, pueden ser Navidad.

    Un abrazo con mi cariño y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  38. Hola Teresa.
    Un relato lleno de amor, comprensión y sabiduría, y escrito y expresado de una forma clara y profesuonal.
    Me ha gustado leerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Que gusto me da poder volver a disfrutar de tus relatos Teresa, me he tenido que ausentar por un tiempo, pero por suerte ya estoy de vuelta organizándome de a poquito, extrañaba mucho este mundo, es como parte de mi vida, creo que esto nos debe pasar a todos los que amamos la escritura.

    Como siempre un trabajo brillante amiga, te dejo un beso enorme y todo mi afecto.

    ResponderEliminar
  40. Hola Tere! Vine a dejarte un abrazote hermosa, se te extraña poeta. Aquí estaremos cuando puedas volver, besotes miles.

    ResponderEliminar
  41. Gracias siempre a todos queridos amigos, no sabéis lo que me alegra sentíos tan cerquita.

    Un beso grande a todos.

    (Mónica qué grato tenerte de nuevo).

    ResponderEliminar
  42. No sabes Teresa como he extrañado todo este mundo que tantos amigos del alma me ha dado;tengo ansiedad por volver a leerlos a todos y a cada uno de sus trabajos y no me da el tiempo, es que he estado bastante tiempo distanciada por diversos problemitas y ahora que he podido volver, me apremia un problema de salud, pero escribir y leer los trabajos de todos mis amigos es el mejor remedio así que, de a poquito iré poniéndome al día con todos, espero que prontito podamos tenerte por completo nuevamente entre nosotros querida amiga, ¡ahora que yo he regresado no te me vas a ir tú! ¿si? sabes cuanto he aprendido a apreciarte Teresa, eres una persona fantástica, de esas que se las extraña mucho cuando no estan.

    Te dejo un beso enorme y todo mi afecto querida amiga, espero podamos conversar prontito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total