Seguidores

15 de agosto de 2011


TIEMPO DE DESPEDIDA (LAS LUCUBRACIONES DE 
D. IGNACIO)


Yo era feliz, hasta que invadiste mi existencia. La culpa fue de mi hermana, que te entregó a mí para que llenaras esas horas, según ella, vacías.

Te miré con ilusión el primer día sin saber que sería esclavo de tu lenguaje y de tu figura curvilínea. Tu hermosura me encandiló y tu voz me atraía. Solo podía agradecerte... que contigo, organicé mi vida.

Hoy... un mes, cinco días y seis horas después, siento como tu abrazo aprisiona mi mente que ya no vuela libre. Adiós a las risas que provocaban mis despistes, a las fiestas de las hojas y la brisa... a vivir un universo sin prisa. Mi vida ya no está, tú me la has arrebatado. Me gustaba... y era mía... ¡loca!, pero mía.

Tú me obsesionas con el mañana. No poseo tiempo. Sí, eso que a ti te sobra y a mi me falta. Ya no lo tengo para dedicarlo a mis proyectos, mis escritos y mis sentimientos. Me ahogas, me asfixias, cada vez que te veo.

Pienso que quizá la muerte llegue en este momento en el que te estoy mirando, o mañana cuando vuelva a hacerlo. Quizá ocurrirá un lunes 23, o un jueves 26. ¿Será a la una, o tal vez a las diez? ¿Y si es en este preciso segundo, de este preciso minuto? ¡Bueno así volveré a ser libre! Nos separaremos como amantes de un amor no caótico, pero imposible... o tal vez estemos juntos para la eternidad.

¿Sabes qué? ¡Que se acabó! Tu atracción no puede amargar mi corta o larga existencia. Caminamos juntos durante un tiempo que tú hiciste eterno. Hoy se terminó nuestra unión. No pienso pasar mi vida atado a un sinvivir. ¡Adiós hermoso y agobiante reloj!

¡Don Ignacio! ¿Qué hace tirando el reloj por la ventana?

No funcionaba. Marcaba el tiempo muy deprisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total