Seguidores

30 de noviembre de 2011

LA COMETA Y LA MARIONETA




-Cometa de altos vuelos
que en el cielo navegas,
ora sintiendo el sol en la cara,
ora entre lluvias y tormentas.
Reconozco que tengo envidia,
de esos paseos sin prisa,
y de esas caricias traviesas
que el viento te prodiga.
Quisiera estar en tus coordenadas
bailando con la brisa,
y cuando estuviese cansada,
descender hasta la orilla.

-¿Por qué piensas así marioneta?
¿Crees que soy libre por estar aquí arriba?
Mírame bien... que como tú, estoy atada;
aunque mi frágil cuerda sea larga y comprensiva.

-¡Pues claro que te envidio!
porque impetuosa caminas,
y tienes la libertad,
más cerca de lo que imaginas.
Yo sin embargo nací esclava...
y después de un vida vacía,
moriré a estos hilos anclada.

-¡Marioneta de ojos tristes,
de mirada lánguida y perdida!,
gimes y lloras en la sombra
viendo un mundo, que ya no te importa...
pero esta triste cometa,
se cambiaría por ti, si pudiera;
pues mi media libertad no es tan hermosa,
como hacer feliz a un niño,
arrancando una sonrisa de su boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total