Seguidores

31 de enero de 2012

ÚLTIMA LLAMADA

EDVAR MUNCH


Me costaba no llamarla. Al fin y al cabo aunque esposa de mi tío, no dejaba de ser familia. A pesar de no tener un vínculo de consanguinidad, sentía una especial debilidad por ella, aunque solo fuera de unos años para acá; desde que falleció su marido.

Antaño siempre había sido una mujer mandona, arisca, esquiva con las demostraciones de cariño. Sin embargo, ahora intentaba dar lo que más deseaba para sí. Buscaba un trueque del mismo sentimiento, pero que los demás no veían porque era tan vago, tan efímero, que incluso ni ella detectaba. Solamente quien estuviese a su lado y tuviese una pizca de sensibilidad lo podría localizar; pero sus dos hijos, ignoraban esa afectividad, porque nunca la habían conocido.

Cada lunes a la misma hora, esperaba oír mi voz con tal ansia, que podía imaginar sus rápidos pasos antes de descolgar y su amplia sonrisa convertida en mueca bajo su desfigurada nariz. Cuatro operaciones por un mal nacido lunar, complicaron su existencia haciendo de ésta una clausura. Solamente la quebrantaba en la obligada visita al médico.

Había que entender su triste vida. Nació en un pequeño pueblo de unos trescientos habitantes, en una familia donde la madre blandía la bandera de la autocracia como sistema de educación. “¿Cultura? ¿Qué es eso? ¡Ah leer y escribir! En el campo y con vara es como se aprende”. Creció en la patria de la ignorancia, y a sangre se ganó su temperamento.

Con quince años, decidió asistir a escondidas a la escuela. El joven maestro sabía bien del fuerte carácter de la madre, así como de la capacidad de aprendizaje de Valentina, por lo que decidió tomarlo como un reto personal para demostrar, una vez conseguido su objetivo, que la joven no era ninguna gaznápira, y que bajo su mohíno y adusto caparazón se escondía una joven con mucha emotividad.

Poco tiempo duraron las citas didácticas; pues la recelosa madre, andaba vigilante ante las respuestas esquivas de la hija y su actitud soñadora. Se acabaron el día que los encontró bajo el viejo olmo del río con un libro en las mano. Cayó una buena reprimenda, y no precisamente para su hija, la cual fue conducida a casa a base de empujones y golpes.

Con apenas dieciséis años, Valentina se quedó embarazada. Mi tío, que llevaba “tonteando” con ella algún tiempo, no supo como reaccionar ante la noticia. Decidieron comunicarlo a las familias, entre las cuales ya existía un malestar disfrazado por pequeñas riñas de tierras. Pero la máscara cayó definitivamente ese día, ya que Angustias, madre de la pobre desdichada, la arrastró a empujones hasta la casa de mis abuelos, los cuales, después de ser vilipendiados por la indómita mujer, acordaron un rápido casamiento.

En esa época en la que simplemente por el hecho de quedar a escondidas con un chico, te trataban de puta; la noticia del casorio supuso la comidilla de todos los habitantes del pueblo. Incluso sus amigas, no paraban de desacreditar a la joven; actitud que agrió más su carácter.

Una mañana de otoño, con escasos tres meses de gestación, fue sacada a hurtadillas del pueblo por sus padres. Emprendieron un largo camino en carro con intención de llegar a la provincia limítrofe, pues había llegado a sus oídos la existencia de un curandero que practicaba abortos. La única persona que sabía de esta deplorable maniobra, era una tía de Valentina, quien no pudiendo aguantar la pesadumbre que sentía, optó por contárselo a la familia de mi tío Justo. Mi abuelo, persona también de mal carácter y con ideas tradicionales, emprendió el camino en su busca con la esperanza de no llegar demasiado tarde.

No pudieron consumarse las intenciones de la hosca Angustias, pues no tuvo suficiente dinero para pagar la operación. Ya de vuelta intentó ocultar su fracasada maniobra. Pero a un pueblo que albergaba en su interior tanta represión y opresión, no se le podía sujetar en sus crueles habladurías.

Dos años después “la pequeña Angustias” –así apodaban a Valentina–, se quedó nuevamente embarazada. No había cambiado mucho la situación, quitando el hecho de que su padre falleció pisoteado por un mulo, y su madre quedó inválida en cama; lo que no apaciguó su carácter, pues seguía dando órdenes y manejando la vida de sus cinco hijos. Valentina, educó a los suyos con la misma mano dura que rigió su juventud.

Cuando murió su madre, abandonó el pueblo para instalarse en la capital de su pequeña provincia. Mi tío, un buen hombre que equivocó sus anhelos al pensar que con el fallecimiento de su suegra, volvería la muchacha de la que se enamoró, no solo los vio derrumbados; sino que respiró los vapores de un hogar enrarecido por la amargura, la desidia, y la discordia. Con apenas cincuenta años abandonó este mundo. Un infarto fue el causante de parar el órgano del corazón; pues el otro, el que cobija sentimientos, hacía tiempo que estaba muerto.

Al quedarse viuda, Valentina comprendió la triste vida que ofreció a su esposo, pero su orgullo no le permitió recuperar ni prodigar el cariño negado a sus hijos. Yo no entendía porqué se mostraba amable e ilusionada con mis llamadas, pues aún siendo la única sobrina por parte de su difunto marido, no habíamos tenido un trato directo, ya que yo residía en otra ciudad. Simplemente me limitaba a conversar una vez a la semana. Me daba pena la soledad en la que estaba ahogada, ya que sus hijos apenas la visitaban. Supongo que vería en mi una pequeña tabla de salvación donde ahogar su carencia de afecto y compañía.

Ese día me extrañó su tardanza en descolgar el teléfono. Saltó el contestador y la sangre se me heló cuando escuché su voz: “Cuando se ha perdido todo, cuando ya no se tiene esperanza, la vida es una calamidad y la muerte un deber”.

En la tumba de mi tía reza la última frase que dijo en vida. Frase de Voltaire, dicha por una ¿analfabeta?



32 comentarios:

  1. Que relato.

    Atrapante.

    Si es verìdico, debo decirte que es una historia demasiado comùn. Gente que no puede bajar de su orgullo, y asì pasa su vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Gaucho! Gracias por tu lectura.

      El orgullo hace más daño que bien, de hecho ya lo has visto en este relato semi-verídico. Aunque este orgullo, fue forjado por una vida llena de calamidades.

      Besos.

      Eliminar
  2. Se me ha erizado la piel Teresa, increible narración, las imágenes han volado por mi mente.
    No coincido con Voltaire, abandonar la existencia es de necios y cobardes, siempre se pueden enmendar los errores, siempre hay tiempo de hacer felíz a alguien, la esperanza no se pierde..., se ignora en la necedad.
    Una historia con todos los ribetes, atrapante de la primer a la última palabra.
    Te felicíto por esta obra brillante.
    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Osvaldo por tus bonitas palabras hacia mi escrito.
      Estoy contigo, pero hay que reconocer que muchísima gente es partidaria de esa frase. No hay más que mirar la historia.

      Besos.

      Eliminar
  3. Teresa, como enganchan tus historias¡¡¡¡
    La he leído dos veces sin parpadear, y me ha dejado un sabor de boca amargo...
    Cuantas vidas como la de Valentina en la sombra...
    Muchos besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Niebla, creo que demasiadas, sobre todo en el ambiente rural. Más de una sé de primera mano.

      Gracias por tu doble lectura.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  4. Una historia triste pero muy usual en aquellos tiempos donde los derechos de la mujer estaban bajo mínimos. La crueldad de los vecinos. La imposiciones de los padres... marcaron un carácter que ahí quedó sin poder desaparecer, aún intentándolo. Carácter que determinó la vida de sus seres queridos y su entorno.
    Una maravillosa historia, Teresa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Pedro Luis!

      Así es, a mi personaje le tocó vivir en un sociedad muy radical y tajante. Estoy convencida que no hubiera tenido ese carácter, ni hubiera terminado así su historia, de haber vivido fuera de ese absolutismo que la rodeaba.

      Gracias por tu paso y tus palabras.
      Besos

      Eliminar
  5. Hola Teresa, muy bien logrado tu relato. La tristeza y el dolor de una vida oscura me llego a lo mas intimo
    Es una historia que se repite, pero le has dado los toques personales de tus letras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lapislázuli.
      Tienes toda la razón al calificarla de oscura. Desde que nació hasta que murió, apenas tuvo momentos de felicidad.

      Gracias por tu lectura.
      Besos.

      Eliminar
  6. Tantas mujeres como ella, Teresa... Y lo tremendo es que no es cosa del pasado, cuántas hay hoy en pleno 2012 así en el mundo.
    ¿Analfabeta?... muy bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Muchas Verónica, la verdad. A diario leemos historia semejantes de humillaciones, maltrato, menosprecio... que nos ponen los pelos de punta, y nos hace pensar que hemos avanzado muy poco a la hora de entender lo que es el respeto (ya no digo amor) hacia otro ser humano.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Excelente historia! y una vida triste la de ella.
    La incultura es la culpable, de no saber estar a la altura (su madre) y por regla general se suelen caer en los mismos o parecidos errores, aunque hay excepciones por suerte.
    Un beso, feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica.

      Muy triste su existencia, la vida fue muy cruel con ella; pagando a su marido y sus hijos con la única moneda que conocía.
      Besos.

      Eliminar
  9. La incultura ha sido la madre del maltrato, las humillaciones, la intransigencia, el dolor,... No podemos olvidar que esa sociedad de antaño, todavía subsiste en muchos paises en pleno siglo XXI. Magnifico relato.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí José Manuel, la incultura produce todo ese daño, y si además le unimos un agrio carácter, la mezcla es explosiva. Es verdad que hay muchas culturas donde todavía se puede ver este mal.

      Gracias por tu huella.

      Besos.

      Eliminar
  10. A causa de la infelicidad, humillaciones y maltrato, fue recogiendo sus sentimientos (e inquietudes intelectuales) en un caparazón afectivo.
    Así pensamos que se evitan sufrimientos.
    Siempre hay alguna fisura, algún resquicio por donde se cuelan las emociones. Su sobrina, por ejemplo.
    Generalmente, nos vamos al otro extremo de lo que fueron nuestros padres, esta protagonista o no supo o no pudo. Si terminó convirtiéndose en un reflejo de su madre, no me extraña el final.
    Un relato magnífico.
    ¡Enhorabuena, Teresa.
    Un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juglar.
      Hay veces que la carencia de afecto genera cariño, y esas personas reparten en su entorno lo que ellos nunca tuvieron; pero evidentemente éste no fue el caso de Valentina, que víctima del destino, su corazón no supo generarlo.

      Besos.

      Eliminar
  11. Triste historia, pero muy cierto, la mayoría acabamos reflejando la imagen de lo que recibimos, y si ellos es intolerancia, imcomprensión y menosprecio, no sabremos jamás ofrecer otra cosa, a menos que la fuerza de carácter nos cacompañe y tengamos una mente tan lúcida que nos permita seguir discernir, a pesar de todo, entre la bondad y la maldad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdaderamente hay personas que cuando reciben odio dan odio, y cuando reciben amor, siguen dando odio. Valentina quizá pudo haber cambiado, pero está visto que el talante de la madre, que rezumaba tiranía por los cuatro costados, cortó cualquier cambio, a pesar de los intentos de cariño de su marido.

      Besos Narci.

      Eliminar
  12. muy buen trabajo narrativo, hilas muy bien personajes con historias que llegan
    felicitaciones

    besitos y luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elisa. Un placer tu paso.

      Besos.

      Eliminar
  13. Muchas veces, el orgullo no nos deja ver nuestras malas actitudes, pero la vida, tarde o temprano, nos pone del revés y nos sacude de rencores, orgullos y vanidades y nos hace ver las faltas y nos paga con silencio y soledad...

    Debe ser duro llegar a determinada edad y tener como enemigo a nuestra propia conciencia, solos, ella y nosotros, torturandonos con su incesable eco dentro de nuestros silencios...

    Como siempre, un relato fantástico, mis felicitaciones Teresa.

    Un sincero abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una frase que dice “La cultura hace persona al ser humano”. Estoy segura que a igualdad de caracteres, la madre nunca tuvo remordimientos; pero la hija creo que muchos, por eso tuvo un final tan atormentado.

      Besos Movisi.

      Eliminar
  14. Muchas gracias teresa por el comentario que has dejado en mi casa.
    Me alegro que nos hayamos encontrado.Mi pasión es Cristo, pero acompañado de las letras , sin poesía, me sentiría una mujer estéril.
    te leo más tarde, te lo prometo
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  15. Gracias por la visita sor Cecilia. Será muy grato para mi volver a cruzar nuestras letras... por esta su casa, o por la suya.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Teresa,muy bueno tu relato,amiga.
    La educación es fundamental para la convivencia.La familia nos marca,sin duda alguna y hemos de dar lo mejor a nuestros hijos para que ellos,también sean generosos.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu buen hacer.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria Jesús. La educación en el amor en la llave de la felicidad.

      Besos.

      Eliminar
  17. Lo más triste del relato es su completa posibilidad de ser verídico.

    ResponderEliminar
  18. Hay bastantes partes reales. No el final.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total