Seguidores

29 de febrero de 2012

LOS PASOS ARRASTRADOS (novena juvenil - 6ª parte)




–¡Ernesto! ¡Qué susto! –repliqué girándome, mientras mi corazón palpitaba con rapidez–. Nada de particular.
–¿Nada? ¿Entonces qué registras? –preguntó desafiante.

Ante su tono ligeramente amenazante, empecé a percibir una situación... si no de peligro, sí de inseguridad. Con lo que procedí con cautela y con voz conciliadora; como casi siempre que estaba a solas con él.

–Es que... Rosa me dio las llaves para que echara un vistazo. Como tiene que venir a recoger toda la ropa y demás enseres, me ofrecí para echarle una mano.
–¿Y para eso tienes que venir a escondidas? –replicó amonestándome.

Al decir esto pareció relajarse un poco, al igual que yo.

–¿Y tú a que has venido? –le interpelé, tan osada que incluso yo misma me sorprendí.
–Te he oído entrar... mejor dicho, he oído unas llaves y creí que sería Rosa.
–¿Y cómo has entrado?

Por qué, no me quedaría calladita. A solas con él... ¡cómo se me ocurría preguntar eso!, ¡y menos sabiendo la respuesta, y lo que podría conllevar!

–Ya sabes perfectamente que tengo llave..., ¿o no? –respondió con una voz provocadora.
–No tengo ni idea –comenté tomando posición detrás de la butaca.
–¡Ya! ¿Es que acaso no me viste pasar la otra noche? –dijo arrastrando un paso hacia mi.
–Bueno... sí, aunque creí que te había abierto Rosalía –dije sin meditar la respuesta, y con un ataque de pánico a punto de explotar.
–No me refiero a cualquiera de las noches que me recibía en su casa, sino a la única que abrí con llave... la del viernes... cuando ya habían descubierto el cadáver.

No dijo cuerpo, dijo ¡cadáver! Ya no podía más. Pensé que de un momento a otro empezaría gritar como una loca, ante el temor de una agresión, pero en ese instante entró Isabel.

–¡Carlota!, ¡Ernesto!, ¿qué ocurre? He visto la puerta abierta y me ha sorprendido –dijo mirando inocente e ignorante a los actores de la insólita escena.
–¡Ah! ¿que estaba abierta? –exclamé, más que pregunté.
–Perdona que te hayamos asustado. Ha sido un malentendido. Creí que era Rosa –dijo Ernesto andando hacia la puerta.
–Yo también lo siento –añadí mientras agarraba a Isabel del brazo.
–¡Qué pena me da! –dijo echando una rápida mirada a la habitación–. Hace dos días... tan llena de vida, y ahora...
–¡Venga vámonos! No hay que recordar momentos tristes.

Los testigos silenciosos de tan desgraciado suceso, volvieron a quedar en penumbras. Cerré la puerta y acompañé a Isabel hasta su casa. Mi madre estaba despertando cuando entré. Subí a mi cuarto y a pesar de la hora, intenté dormir un poco. Eran demasiados acontecimientos y sobresaltos para un día. Además, aún quedaba el entierro, y pretendía estar muy atenta.

Miré el reloj. Apenas había dormido media hora. Una pesadilla disipó mi sueño y acrecentó mi cansancio. Algo se había colado en mi mente y no sabía el qué. En todo este entramado había una fisura que mi consciente no hallaba. Estaba ahí, al alcance de mi raciocinio y sabía que en cualquier momento saltaría por sí sola; pero ahora, a pesar de mis esfuerzos, no podía dar con ella.

CAPITULO OCHO – EL ASESINO

El sepelio estuvo muy concurrido. Acudió casi todo el barrio, bastante gente del pueblo y compañeros de trabajo de Rosa. Ésta al igual que Rosalía, era creyente y practicante. Dijo unas palabras que hicieron que algunos –me incluyo– nos emocionásemos.

–Una vez leí que la muerte no viene con la vejez, sino con el olvido. Los recuerdos son los que mantienen vivos a los que no están, y yo, espero hacerlo siempre, pues Rosalía ya sabéis que era excepcional. No porque lo diga yo, pues vosotros, sus vecinos y amigos lo sabéis bien. Siempre recordaremos la sonrisa con la que recibía nuestras visitas, las charlas llenas de dulzura, esos postres con los que endulzaba las largas tardes de invierno, esos panecillos que a diario pasaba a su vecino... Tantos y tantos detalles que hacían de ella una persona entrañable. Únicamente quiero decir que hoy no solo estamos despidiendo su alma, creo que con ella se va una parte de las nuestras.

¿Me pareció ver pena en el rostro de Ernesto?, ¿o quizá culpa? Fue el único indicio de sentimiento que vislumbré durante todo el acto funerario.

El entierro se llevó a cabo con el desconsuelo invadiendo el ánimo de los presentes. Uno a uno volvimos a dar el pésame a Rosa. Esperé mi turno junto a mis padres. De repente una imagen se quedó bailando en mi mente. Como intentado demostrar la obviedad de la “fisura” que aún no veía clara. Era como un “déjà vu”, pero no de la situación, sino de algún componente de la misma. ¡Qué rabia me daba! Estaba segura que si lo averiguaba, daría con la clave de todo. Lo que sí tenía claro, es que debía volver a entrar en casa de Rosalía... y tenía que ser esa noche, a pesar de mis miedos.

Los vecinos más allegados estuvimos hablando con Rosa después de que acabara la ceremonia. Nos comentó que planeaba poner la casa en venta, incluidos los muebles. Reconocía que éstos eran muy “particulares” y que los donaría a una ONG si los nuevos dueños no los querían; al igual que la ropa. Solo se quedaría con los recuerdos más íntimos.

Ya en casa, le dije a mi madre que no tenía ganas de cena “formal”. Me preparé un sandwich y me subí a descansar un poco. Tumbada en la cama, volví a analizar la imagen que llamó mi atención: Adolfo y Enriqueta dando el pésame a Rosa. Primero él, le dio la mano, y luego ella un abrazo, dos palabras y se acabó. ¿Qué podía haber fuera de lugar en una conducta tan simple?

Me quedé traspuesta. “Caminaba por un cementerio embarrado entre tumbas con lápidas negras. A lo lejos una comitiva funeral participaba en el último adiós a un supuesto difunto. Mis pies avanzaban con dificultad y sabía que no alcanzaría mi objetivo a tiempo. Cuando pude llegar a su altura, me encontré con caras impertérritas, sin ninguna emoción que delatase su condición de humanos. Sus brazos impedían que me acercara a la fosa. Solo uno de ellos me abrió paso: ¡Enriqueta! Un mini–ataúd se deslizaba entre cuerdas hasta el fondo del agujero. Dentro iba la clave... y ya no podía hacer nada”.

Traté de agotar mi tiempo hasta la hora elegida. Si leía... no me concentraba, y si escuchaba música... me entraba sueño. Conecté el portátil, que era lo único que podía mantenerme entretenida y despierta.

A la una menos cinco miré por la ventana. “Todo en calma”. Procuré sosegarme. Cogí una linterna. Intentando no hacer ruido para que mi incursión nocturna no se viera truncada si despertaban mis padres, llegué a la puerta de entrada. La distancia hasta la cancela de Rosalía la salvé en pocos segundos y el resto fue “pan comido”.

28 comentarios:

  1. Como ves soy la primera en leerte, te estaba esperando, que emocionante esta¡¡¡¡
    No dormiré esperando el siguiente.
    Escribes genial, me encanta.
    Muchos besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que no vas a dormir esperando? Cuando no vas a dormir es después que cuelgue la siguiente Y ÚLTIMA parte. jajajaja

      Besazos Niebla.

      Eliminar
  2. Yo no soy la primera, pero te puedo decir que ya estoy deseando que continues. Engancha esta novela. Besos.

    Teresa, tal vez te guste mi otro blog: Lavidaescasibella.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta. Ya me hice seguidora y te he dejado un comentario en "mi casa" que me encantó.

      Besitos.

      Eliminar
  3. Segun tu anuncio, ahora si estamos llegando al desenlace
    Quedare esperando....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana es el "gran día"... o el peor día, si no os gusta, claro.

      Besos.

      Eliminar
  4. OI TERESA!

    VIM TE LER.
    LEGAL TEU CONTO, VOLTAREI.
    ABRÇS
    http://zilanicelia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu paso Zilani. Te visité.

      Besos.

      Eliminar
  5. No estará muy asustada, ya que vuelve a las andadas, ella erre que erre, espero no le pase nada.
    No me fiaría de Ernesto, es más sería verlo y salir corriendo, a la par que gritando jaja.
    Besos, muy buena noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que somos tan cotillas, que aún pasando miedo, no dejamos de meter las narices.

      Besos y buenas noches.

      Eliminar
  6. Este relato está que se sale ¡Jo! ¡Estoy enganchadísimo! Casi como la nicotina. No tardes en volver Teresa; esto se está convirtiendo en una sana adicción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Pedro! Es una novela corta y la he subido en siete partes. MAÑANA ES EL FINAL. A esperar toca... solo 24 horas.

      Besos.

      Eliminar
  7. Jaaaaaaaaaa....no te puedo creer...!!!
    Yo ´pensé que hoy terminabaaaaaaaa....
    No esperes a mañana Teresa, si ya lo tienes..., lárgalo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que impaciente jejeje Y eso que la he subido en solo una semana, debido a mis inminentes vacaciones.

      Un beso Osvaldo. Ya queda menos.

      Eliminar
  8. Que intriga, cómo continuara la historia?, estupendo relato, que tengas una maravillosa jornada, besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Calaro07.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  9. Ahora sí que lo verá cara a cara, al asesino digo. Eso espero. No puedo con la intriga:)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlota está en un "tris" de averiguar todo.

      Besitos.

      Eliminar
  10. Un día más de intriga y suspense, nos tienes a todos en "ascuas". Esto si que es una droga "dura".

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué vaís a hacer cuando se acabe? No habrá más remedio que buscar intriga en otro lado, que sino padeceremos de insomnio jajaja.

      Besos José Manuel.

      Eliminar
  11. Narras de maravilla, ahora estoy en el trabajo, pero el fin de semana me pondré al día, te acabo de descubrir y me ha gustado mucho...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Scarlet me alegra tu descubrimiento jejeje. Te visitaré en cuanto tenga un ratito.

      Besitos.

      Eliminar
  12. qué nervios!!!
    será o no será?
    el asesino nos ronda el pensadero


    Felicitaciones Teresa querida, nos has dado tremenda lección de como capturar la atención del lector y no soltar la lectura

    besitos y luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno lo hacemos a nuestra manera querida Elisa. Yo estoy deseando leer en cuanto publicáis una obra en el blog. Claro está, que los poemas no los podemos subir por partes jejeje... aunque ¿quien sabe?

      Besitos.

      Eliminar
  13. Por dios, Teresa!!!

    Bueno... estaré pendiente hasta que me tenga que ir a trabajar porque encima hoy salgo tarde... Ufff...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues qué faena Verónica! Bueno como es la última parte voy a subirla antes. A ver si te da tiempo.

      Besitos.

      Eliminar
  14. Qué a gusto nos vamos a quedar con el final que ya llega, teresa.
    Enhorabuena por esa intriga "in crescendo" y ese saber hacer con el lector "atacao" a más no poder.
    Sigo rompiendo una lanza por Ernesto. ël no es el asesino.


    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mos! Pues corriendo a por el último capítulo, que lo acabo de subir. Que lo disfutes.

      Besos.

      Eliminar

Páginas vistas en total